•  |
  •  |

El resplandor de Stephen Curry fue más cegador que el de James Harden, y los Warriors de Golden State, que se coronaron reyes de la NBA por última vez en 1975, derrotaron 110-106 a los Rockets de Houston, en la primera batalla por el título del Oeste. Dos bruscas frenadas de los Rockets, una con 16 puntos de ventaja (49-33), antes de perder la primera mitad 55-58, y otra faltando cinco minutos con el marcador 97-97, le permitieron a los Warriors sacar el máximo provecho para imponerse por cuatro puntos, haciendo valer los vaticinios de los expertos, quienes no creen, los Rockets puedan sobrevivir más allá de un quinto duelo.

“GRACIOSAMENTE” DAÑINO

Curry no tiene la presencia ni el ímpetu destructor de Lebron James, pero es más dinámico y “graciosamente” dañino con un accionar desconcertante e incansable. Harden, atrás por una nariz en las impresiones, no fue opacado peleando bravamente mientras ofrecía una demostración de su gama de habilidades, aproximándose a un triple doble con 28 puntos, 11 rebotes y 9 asistencias certificando su mayúscula incidencia. Fue Harden quien estableció ese empate 97-97 enmudeciendo a la multitud de casi 20 mil en Oakland, antes que los Warriors se encendieran con una racha de 11 puntos, culminada con bandeja artística de Curry, alejándose 108-97 faltando dos minutos.

CURRY DESPEJA INTRIGA
Asistencia de Harden a Smith para un doble, robo de Ariza, falta de Thompson a Smith y dos libres de este, agregando otros dos de Brewer y triple de Ariza después de un robo a Draymon Green, estrecharon las cifras 108-106 a favor de Golden State con 15 segundos pendientes y el suspenso tan espeso que podía morderse. Había tiempo para todo con la seguridad de dos posesiones por lo menos, cuando Curry serpenteando, tratando de abrirse paso hacia el cesto de las ilusiones, fue fouleado y acertó los dos libres para agrandar la diferencia 110-106, haciendo añicos la posibilidad de un triple, el mismo que falló Harden faltando cinco segundos.

HIZO FALTA HOWARD
Houston quedó seriamente herido por la pérdida de Dwight Howard, limitado a 26 minutos de acción por la lesión que sufrió en su rodilla izquierda. Cuando tu segundo mejor hombre sale del escenario tan temprano en un duelo tan trascendente, el reto por triunfar en cancha ajena, se agiganta y los Rockets, pese a las cifras de Harden, finalmente se quedaron cortos. Curry, abrillantando su reconocimiento como Más Valioso, fue la figura del partido con 34 puntos acertando 6 de 11 triples, 6 rebotes y 5 asistencias, apuntándose entre las dificultades que los Warriors tuvieron que atravesar, el primer round de esta pelea con Harden.