•  |
  •  |
  • END

ESPN Deportes

La selección española, campeona de Europa; el portugués Cristiano Ronaldo, elegido "Balón de Oro", y el Manchester United, ganador de la Liga de Campeones, fueron los triunfadores de una temporada que sirvió para saldar cuentas con la historia.

Lo hizo España, campeona de Europa, 44 años después de su último éxito. El conjunto de Luis Aragonés no sólo conquistó, en Viena, el título continental, sino que tuvo al mejor jugador del torneo (Xavi Hernández) y al máximo goleador (David Villa). Pero, por encima de todo, marcó el camino a seguir.

La "roja" se olvidó de la "furia" y, con una generación técnicamente privilegiada, apostó por el juego de toque, por un fútbol ofensivo que le ha permitido mantenerse invicta desde el 16 de noviembre de 2006, primero con Luis Aragonés y, ahora, con Vicente del Bosque. 28 encuentros sin derrota que la han aupado al primer puesto de la clasificación FIFA.

También saldó cuentas el Manchester United de Alex Ferguson. El técnico escocés logró su segunda Copa de Europa, la que zanja cualquier discusión sobre su papel en la historia de los "diablos rojos".

Si en 1999, en el Camp Nou, fue una increíble remontada ante el Bayern, de la final contra el Chelsea queda para el recuerdo el resbalón de John Terry cuando se disponía a lanzar el penal que podía darle el triunfo a los "blues".

En la tanda decisiva, los dioses volvieron a estar del lado del Manchester (6-5), que festejó la conquista de la Copa de Europa y de la Liga inglesa meses después de llorar con el cincuentenario de la tragedia de Munich, el accidente de aviación que se llevó a una generación de jugadores destinada a marcar época.

El éxito del Manchester coronó, además, al portugués Cristiano Ronaldo como el mejor jugador del momento. Un ídolo que sucede a otro "ex diablo rojo", David Beckham, como el jugador más mediático del momento.

Ronaldo, por fin, respondió con fútbol a todo el "glamour" que le rodea, y terminó el curso como máximo goleador europeo (31 goles), por delante del español Dani Guïza (27). Fue el máximo objeto de deseo durante el verano del Real Madrid, que apostó todo a su fichaje y se quedó sin nada.

A fines de año, el equipo de Ferguson volvió a festejar un título importante, en Japón, luego de vencer a la Liga de Quito en la final del Mundial de Clubes. De esa manera, el conjunto de Ferguson cerró uno de los mejores años de su historia.

El otro gran ganador en el viejo continente fue el sorprendente Zenit, de Rusia, que a base de buen fútbol se consagró en la Copa UEFA y en la Supercopa.

En las ligas locales, Real Madrid volvió a gritar campeón en España, al igual que el Inter en Italia. En Alemania, el Bayern se consagró sin problemas, como lo hizo el Porto en Portugal.

Si en Europa la Liga de Campeones volvió a uno de los grandes, el trono del fútbol sudamericano fue ocupado por un invitado inesperado, la Liga Deportiva Universitaria de Quito, que se convirtió en el primer conjunto ecuatoriano que logra el máximo trofeo.

La Liga lo hizo a lo grande, en Maracaná y tras imponerse en una dramática tanda de penales al Fluminense, con el veterano José Cevallos (37 años) como héroe al detener tres lanzamientos de los brasileños.

El equipo de Bauza eliminó a importantes equipos, como los argentinos Arsenal, San Lorenzo y Estudiantes y el mexicano América, para alzarse con el título más importante de su historia, en el que se destacaron Claudio Bieler, Damián Manso y, sobre todo, Joffré Guerrón.