•   San Juan  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El exvicepresidente de la FIFA, Jack Warner, se declaró hoy "inocente de todos los cargos" de corrupción que se le imputan luego de que la Policía Suiza, a pedido de la Justicia estadounidense, detuvo en Zúrich a varios altos cargos del futbol para juzgarlos por supuestos casos de corrupción.

"No he sido cuestionado sobre este asunto. Reitero que soy inocente de todos los cargos", dijo el trinitense en un comunicado, en el que recuerda que se retiró de la FIFA hace cuatro años y, por lo mismo, pide que únicamente decida su detención "la gente de Trinidad y Tobago".

El actual dirigente político en Trinidad y Tobago ha sido acusado de corrupción con otras trece personas, siete de los cuales han sido detenidos.

Warner, de 72 años, indicó que se había "retirado de la política del mundo del fútbol para mejorar la vida de las personas" de su país donde, "si Dios quiere", espera morir.

"Las acciones de la FIFA no me conciernen ya", dijo, aunque reconoció que no puede evitar llamar la atención sobre el hecho de que "estas acciones trasnacionales coordinadas coinciden con las elecciones de la FIFA para elegir un presidente que es universalmente rechazado por la comunidad internacional".

Warner reaccionó a estas investigaciones sin precedentes que salen a la luz a tan sólo dos días del Congreso de la FIFA, compuesto por 209 federaciones, cuyos líderes están congregados en Zúrich para elegir a su presidente, cargo al que aspira a ser reelecto el suizo Josep Blatter, de 79 años.

El punto más importante y polémico del Congreso es, precisamente, la elección del presidente de la FIFA, cargo en el que Blatter lleva 16 años.