•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Poco antes de que el expresidente de la Federación Nicaragüense de Futbol (Fenifut), Julio Rocha, fuese arrestado por presuntos actos de corrupción, la madrugada de este miércoles en el hotel Baur au Lac de Zúrich, en Suiza, el secretario general de esa Federación, Ildefonso Agurcia, le dio un fuerte apretón de manos cuando se saludaron en ese lujoso hotel donde ambos coincidieron para una cena en la víspera de la elección del presidente de la FIFA.

Tras el saludo, Agurcia fue a dormir. Pero unas horas más tarde lo despertaron para informarle que en el hotel estaban arrestando a varios dirigentes de la FIFA, incluido Rocha, quien ahora podría ser enviado a Estados Unidos para enfrentar junto a otros seis dirigentes del futbol mundial hasta 20 años de cárcel por presuntos actos de corrupción.

“Lo salude (a Rocha) como a cualquier otra persona. Obviamente es un amigo, le di un apretón de mano y luego solo vi cómo los sacaban escoltado. Estamos esperando una pronunciación oficial de cómo llevarán el caso. Nosotros no sabemos nada hasta ahora. Sabemos que arrestaron a varios funcionarios, pero aquí todo parece normal”, manifestó el directivo de Fenifut vía telefónica.

A la par, el vocero de la Federación Moisés Ávalos, difundió un comunicado lamentando la detención de Rocha, por un escándalo que sacude a la FIFA y que amenaza con salpicar a Fenifut. “Fenifut lamenta la situación en la que se ha visto involucrado el expresidente de esta Federación, el Ing. Julio Rocha López, durante el Congreso de FIFA que actualmente tiene lugar en Zúrich, Suiza”, se lee en el comunicado.

“Estamos sorprendidos. Lastimosamente no tenemos muchos datos. Quisiéramos saber más, pero no hay nada más que decir. El 2 de junio regresaremos a Nicaragua y si es necesario convocaremos a una conferencia para responderles sus preguntas, quizá entonces ya tengamos más elementos”, aseveró Agurcia, que permanece en Suiza junto al actual presidente de Fenifut, Jacinto Reyes, quien evitó dar declaraciones.

Sin embargo, lo que para muchos es sorpresa, resulta ser la explosión de una bomba de tiempo. Rocha, quien fungió como presidente de Fenifut durante 26 años --desde 1987 hasta su renuncia en 2012, cuando pasó a ser director de la Oficina de Desarrollo de la Confederación de Fútbol de América del Norte, de América Central y del Caribe (Concacaf)--, es uno de los dirigentes deportivos más criticados de Nicaragua, por su dictadura al frente de Fenifut y el manejo hermético de sus funciones.

EXTRADICIÓN

El caso de Julio Rocha ha causado una serie de incógnitas respecto a lo que pueda suceder con en su futuro. Una de las dudas es si el dirigente deportivo puede ser extraditado a Estados Unidos sin la aprobación del gobierno de Nicaragua.

Mauricio Herdocia, experto en Derecho Internacional, manifestó que el panorama de Rocha es sumamente nebuloso, considerando que Estados Unidos --que pidió la detención del nicaragüense y otros seis directivos--  deberá resolver el proceso de extradición de los detenidos.

“El proceso de extradición sería con Suiza, porque eso sería un trámite de carácter bilateral. Él no está en Nicaragua, pero sí tiene derecho a la defensa. Rocha tendría la posibilidad bajo la legislación suiza de presentar los argumentos legales para oponerse a la extradición”, explicó el experto, quien además mencionó que Rocha goza del amparo y protección del Estado de Nicaragua constitucionalmente.

Por su parte, María Asunción Moreno, Doctora en Derecho Penal y catedrática de la Universidad Centroamericana, (UCA) coincidió con Herdocia, y señaló que Nicaragua podría intervenir y pedir que cumpla su condena --si es encontrado culpable-- en territorio pinolero.

“Inmediatamente debe declararse no culpable. Me imagino que se declarará inocente, y va a entrar en un proceso de juicio en el que se ventilará primero si está implicado. En caso de que lo esté si lo pueden extraditar bajo las leyes que tienen Suiza y Estados Unidos, puesto que la corrupción supuestamente fue como sede en Estados Unidos” explicó Moreno.

“Habría que ver cuál es la regulación que existe en materia de extradición entre Suiza y Estados Unidos. El estado suizo es el que tiene que enviarlos a Estados Unidos. Los delitos supuestamente fueron cometidos en Estados Unidos. Perfectamente puede ser procesado en Estados Unidos”, comentó Moreno para quien por ahora es difícil determinar cuántos años podría cumplir Rocha de condena si es encontrado culpable, porque todavía no se conoce cuales son los delitos individuales por los que se le acusará.

INVESTIGACIÓN Y SANCIONES

De acuerdo con la investigación del órgano de instrucción de la Comisión de Ética de FIFA y los hechos presentados por la oficina estadounidense del fiscal del distrito este del Estado de Nueva York, el juez del órgano de decisión de la Comisión de Ética, Hans-Joachim Eckert, decidió imponer este miércoles a 11 personas la prohibición temporal de participar en actividades relacionadas con el fútbol en cualquier parte del mundo.

Los sancionadas son: Jeffrey Webb, Eduardo Li, Costas Takkas, Jack Warner, Eugenio Figueredo, Rafael Esquivel, José Maria Marín, Nicolás Leoz, Chuck Blazer, Daryll Warner y el propio Rocha, quien al igual que el exmediocampista de la selección nicaragüense de futbol, Armando Collado (sancionado de por vida por estar vinculado a amaños de partidos) queda desligado de cualquier actividad atañidas con el futbol hasta que se esclarezca su caso.

“Considerando el hecho de que las acusaciones formuladas están relacionadas con el futbol y la grave naturaleza de las mismas, ha sido necesario actuar de inmediato con rapidez y decisión. El procedimiento se llevará a cabo conforme al Código Ético de la FIFA”, comentó el presidente Eckert.

De la luz a la sombra

Durante su dirección en Fenifut, Rocha, de 64 años de edad, evadió a cualquiera que le interrogara sobre la construcción del estadio y un año después de la segunda visita de Blatter a Nicaragua fue que decidió dejar la presidencia de Federación para asumir la dirección de la Oficina de Desarrollo de la Concacaf, que atiende los programas, planes y proyectos de México, Centroamérica, República Dominicana, Cuba y Puerto Rico.

Nacido en el municipio de Diriamba, departamento de Carazo, una de las zonas con mayor tradición futbolera en Nicaragua, Rocha ha sido integrante de la comisión de torneos olímpicos de la FIFA y del comité de asociaciones de la organización, así como instructor de administración del deporte y comisionado de partidos para la FIFA y la Concacaf en eliminatorias mundialistas y en cada una de sus funciones ha sido respaldado por Blatter.

20 años sería la condena que podría pagar Julio Rocha por los cargos que se le imputen.