•  |
  •  |
  • AFP

El presidente de la Federación Rusa de Fútbol (RFU), Nikolai Tolstykh, dimitió tras haber perdido este domingo un voto de confianza de los delegados de la federación, en un fondo de malos resultados deportivos y de dificultades financieras.

Durante su mandato, Rusia fue eliminada en la primera ronda del Mundial-2014 bajo la dirección del seleccionador italiano Fabio Capello, lo que conllevó una primera ola de críticas hacia el presidente de la RFU.

Tras la Copa del Mundo de Brasil, la RFU había prolongado el lucrativo contrato de Capello hasta el Mundial-2018 organizado en Rusia, pero con una deuda de 7,9 millones de euros, fue incapaz de pagar el salario del italiano durante siete meses.

Estas dificultades financieras habían provocado críticas de parte del gobierno y del comité de organización del Mundial-2018.

El litigio financiero con Capello había sido finalmente resuelto en febrero gracias a un préstamo del millonario ruso Alicher Usmanov, que es miembro del comité organizador del Mundial-2018.

Tolstykh, de 59 años, había sido elegido presidente en 2012, y será sustituido por su adjunto Nikita Simonyan, de 88 años, hasta la próxima elección.