•   Berlín, Alemania  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Diez días después del caos reinante en la reelección de Joseph Blatter como presidente de la FIFA, el futbol retomará su rol de protagonista el sábado con la final de la Liga de Campeones entre el FC Barcelona y la Juventus en el estadio Olímpico de Berlín.

“De un lado, está el futbol, que se llama UEFA, y por otro lado el resto (...) Creo que el futbol está en Europa, y yo amo el futbol”. Esto dijo Michel Platini, presidente de la UEFA, el jueves pasado en medio del escándalo mundial que sacudió a la FIFA, debido a las detenciones de varios miembros del organismo por presunta corrupción, de la reelección de Blatter y de la certificación del divorcio entre ambas organizaciones.

Enfadado por los escándalos de la FIFA que salpicaron su deporte, Platini finalmente concertó una reunión extraordinaria del Comité Ejecutivo de la instancia el 6 de junio en la capital alemana.

Una reunión que tratará de decidir cómo serán las futuras relaciones entre UEFA y FIFA. Después, se disputará la final de la Liga de Campeones, escaparate de lujo para mostrar al mundo la grandeza del deporte rey.

Para la UEFA y Platini, el estadio Olímpico berlinés será el escenario de un partido donde se pone en juego mucho más que un título. Además de enseñar lo mejor del deporte, esta edición además servirá de homenaje a las 39 víctimas de la tragedia de Heysel, hace 30 años.

El triplete
Para los italianos Andrea Pirlo y Gianluigi Buffon, el Olympiastadion es el lugar donde consiguieron su victoria más recordada, la final de la Copa del Mundo en 2006 ante Francia (1-1, 5-3 a penales). Pase lo que pase en su retorno al césped berlinés, los veteranos jugadores siempre podrán posar su mirada sobre el travesaño que evitó la victoria francesa tras el lanzamiento de David Trezeguet...

Pero contra el Barcelona, el arquero, que sueña con ganar por primera vez a sus 37 años la Liga de Campeones, estimó en la página web de la UEFA que la Juventus tiene “menos posibilidades” de derrotar al Barsa que las que tenía de “eliminar al Real Madrid” en semifinales.

Frente a él, un ogro de 1.70 metros llamado Messi, y que tiene un apetito voraz en este final de temporada. Su primer gol, excepcional, en la final de la Copa del Rey ante el Bilbao (3-1) es la prueba de ello. El “10” blaugrana, que ya tiene tres Ligas de Campeones, parece directo a su quinto Balón de Oro.

Mientras que Carlos Tevez y Paul Pogba serán los encargados de responder, Messi, no está solo. Con Luis Suárez y Neymar a su lado, buscan ofrecer a Xavi el mejor regalo de despedida, a la espera de que Andrés Iniesta, tocado en un gemelo, pueda unirse a la fiesta.

Por último, uno de los dos clubes conseguirá el más difícil todavía, obtener el triplete (Liga-Copa-Champions). Mientras que la Juventus jamás logró esta hazaña, el equipo catalán la realizó en 2009.