•   Oakland  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Stephen Curry y Klay Thompson cargaron con los Golden State Warriors para guiarlos anoche a un triunfo de 108-100 en tiempo extra del primer partido de la final de la NBA contra Cleveland Cavaliers, que desaprovechó grandes actuaciones de su estrella LeBron James.

Los Warriors le dieron vuelta a un partido que arrancaron perdiendo hasta por 10 puntos, y con 26 cartones de su armador Curry y 21 del escolta Thompson salieron delante en esta serie al mejor de siete juegos.

El partido se jugó bajo extrema tensión en los finales, y se fue a la prórroga cuando el ruso Timofey Mozgov encestó dos tiros libres que permitió a los Cavs empatar 98-98.

En el alargue, Cleveland solo pudo encestar dos puntos, de la mano de LeBron James, quien dejó sobre la cancha una marca de 44 puntos, su mayor cantidad en una Final NBA, además de ocho rebotes y seis asistencias.

El segundo partido se jugará el domingo en la misma Oracle Arena de Oakland, antes de que la serie viaje a Cleveland para el tercero y cuarto tope el martes y el jueves.

Los Warriors, que mejoraron a 47-3 su récord en casa en juegos de temporada regular y playoffs, superaron a Cleveland 10-2 en el período adicional de cinco minutos, cuando los Cavaliers prácticamente desaparecieron de la cancha.

Los de Cleveland tuvieron tres balones perdidos y fallaron nueve tiros en ese período, hasta que en los segundos finales LeBron anotó la canasta de la vergüenza, cuando los de Golden State relajaron la defensa ante la inminente victoria.

Para los Cavs el período resultó desastroso, pues su otra estrella, Kyrie Irving, sufrió un fuerte golpe en la rodilla izquierda, que le hizo salir del juego con algo más de dos minutos por jugar.

El escolta estrella de Cleveland anotó 23 puntos en 44 minutos en la duela, pero al final salió cojeando a los vestidores después de chocar con la pierna de Thompson.