•  |
  •  |

El rivense Erasmo Ramírez se lució en su regreso a su antigua casa, la ciudad de Seattle, con una destacada labor de 5.1 innings de una carrera, en el partido que los Rays de Tampa Bay vencieron de forma ajustada 2-1 a los Marineros de Seattle, anoche en las Grandes Ligas.

Toda la atención estaba sobre Erasmo anoche en el Safeco Field, en vista que el nicaragüense le lanzaba por primera vez a los Marineros y especialmente se veía las caras con el mentor de ese equipo Lloyd McClendon, quien prácticamente hizo todo lo posible por sacarlo de la novena, criticando en reiteradas ocasiones su forma de lanzar.

Pero más allá de esa rivalidad particular, que fue destacada en la transmisión de televisión de Grandes Ligas desde Seattle, Ramírez hizo una llamativa labor sorteando a una intimidante batería de los Marineros, que se vio reforzada ayer mismo con el arribo del artillero Mark Trumbo, vía cambio desde los Diamonbacks de Arizona.

La labor

Ramírez tuvo un prometedor arranque, aceptando solo un imparable del dominicano Robinson Canó en el primer inning. Pero en el segundo, Trumbo le abrió con imparable, y después de dominar a Seth Smith, Brad Miller le conectó hit al jardín derecho.

Sin embargo, Ramírez dominó a los siguientes cinco bateadores que enfrentó, hasta que en el cuarto inning Kyle Seager abrió la tanda con un doble al jardín derecho.

Pero en vez de amilanarse, el rivense se creció ponchando en fila a Trumbo, Smith y Miller, pero ya con una ventaja de dos anotaciones en vista que en el inicio del cuarto los Rays anotaron dos veces ante el abridor cubano Roenis Elías.

En el quinto, los Marineros le arrancaron una carrera a Erasmo, quien dominó en roletazo a la antesala a Zunino, pero Dustin Ackley se le embasó con imparable, anotando luego con hits seguidos de Austin Jackson y Canó, para el 2-1.

Ramírez ponchó a  Trumbo en el inicio del sexto, pero fue enviado a las duchas a pesar que apenas tenía 72 lanzamientos efectuados, con 50 strikes. El nica dejó el montículo con la frente en alto, con la posibilidad de la victoria, la que finalmente aseguraron los relevistas Cedeño, Brandon Gomes, Jake McGee y Kevin Jepsen, quien se anotó su segundo salvado de la temporada.

Ponchó a cinco

Ramírez lanzó anoche 5.1 innings, aceptando una anotación que fue limpia, con 5 ponches, una base por bolas y 7 imparables. Su efectividad la mejoró de 5.53 a 5.10, por 27 anotaciones limpias en 47.2 entradas laboradas. Su balance quedó en 4-2.

Ramírez está programado a regresar al montículo el próximo jueves 10 de junio, cuando Tampa Bay reciba a los Angelinos de Los Ángeles.

Por otra parte, Everth Cabrera bateó de 2-1, con una base por bolas, ayer en el partido que los Orioles de Baltimore vencieron 3-2 a los Astros de Houston. Este imparable de Cabrera es apenas el tercero en sus últimos 25 turnos, por lo que su porcentaje de bateo está en un raquítico .208, por 20 imparables en 96 turnos al bate.

5.10 quedó la efectividad de Erasmo Ramírez anoche después de enfrentar a los Marineros de Seattle, su antiguo equipo.