•  |
  •  |
  • END

El domingo, 28 por la mañana, después de una prolongada enfermedad, falleció en su natal Managua, a la edad de 88 años, el legendario pelotero Francisco “El Americano” Fletes Silva, uno de los destacados paracortos que ha tenido la Selección Nacional de Béisbol y miembro del Salón de la Fama del Deporte Nicaragüense.

Fletes, último sobreviviente de los miembros de las selecciones de 1941 y 1947, debutó con la franela “pinolera” en la IV Serie Mundial celebrada en la Habana, Cuba (1941), donde Manolo de la Reguera lo bautizó como “El Americano”.

También jugó en las Series del 44 y 45 en Venezuela, 47 en Colombia, 48 y 50 en Nicaragua, 51 México, 52 Cuba, y 1953 en Caracas, Venezuela. En 1950 participó en los VI Juegos C.A. y del Caribe celebrados en Guatemala, y en 1951 en los primeros Panamericanos de Argentina.

A nivel nacional, a partir del 42 integra las filas del multicampeón Cinco Estrellas, disfrutando de los seis títulos consecutivos conquistados por los “Tigres de la Curva” (1944-1949). En 1950 dirige al equipo Enaluf.

Guillermo Uriarte, “El Káiser”, en su libro de resúmenes biográficos (1956, pag.18) destaca lo siguiente: “Su actuación más destacada en las menores fue jugando para el Johnie Walker, campeón de la liga Mayor B del 39, pasando luego al Chinandega, del Circuito Occidental, comandado por Moncho Méndez, quien de la pléyade de grandes valores jóvenes, lo selecciona para inmortalizarlo como uno de los más competentes campocortistas de esos tiempos. Su destacada actuación con Chinandega, campeón nacional del 40, dio lugar para ser preseleccionado, pero un año después hace su primera gira a Cuba, participando en la IV Serie Mundial. Puede conceptuarse uno de sus mejores años el que tuvo con el Bóer, campeón nacional del 41, donde defendió el campo corto con una sencillez y naturalidad asombrosa. Aparte de sus incontables récords, tenemos éste muy curioso: por tres años seguidos militó en conjuntos diferentes que fueron campeones, 39, 40 y 41, con el Johnie Walker, Chinandega y Bóer, respectivamente”. Finaliza “El Káiser”: “Difícil se vislumbra en el futuro del Cinco Estrellas el player que le reponga con esa autoridad, pujanza y confianza por espacio de 15 años demostrada. Ni dudar que su bate fue siempre más temido que su manopla”.

En entrevistas que me concedió en 2003, recordaba dos anécdotas relevantes en su vida deportiva, una dramática durante un juego entre Cinco Estrellas y Navarro Cubs. Lanzando Jorge “Campanita” Hernández, conectó una línea violenta que se estrelló en la frente del lanzador estelar navarrista “Campanita”, y la emoción que vivió en la Serie Mundial de 1950, en el apasionante juego en que Nicaragua dejó tendido a Puerto Rico 8x7, al conectar una roletazo entre tercera y short, provocando la carrera del gane.

Son muchas las grandes actuaciones que se pueden relatar de este legendario pelotero, que pertenece a la cadena de los mejores short stop que ha parido el béisbol nicaragüense.

Sepelio

Su sepelio se realizará hoy lunes, a las 03:00 p.m., saliendo el cortejo fúnebre, de funeraria La Católica, hacia el Cementerio General de Managua. Nuestras condolencias a la familia doliente. Dios lo tenga en su santo seno, descanse en paz.