•  |
  •  |
  • END

Teníamos rato de no ver a cuatro nicas en el spring training de Grandes Ligas, como los que veremos en los equipos de San Diego, Boston y Texas.

Tres de ellos, Devern Hansack, Aristides Sevilla y Everth Cabrera, tratarán de quedarse en las Mayores, mientras Vicente Padilla irá tras las mejores cifras de su carrera y propiciar las condiciones para firmar otro contrato millonario con los Rangers u otro interesado cuando se convierta en agente libre a finales de esta temporada.

¿Padilla con 20 triunfos en 2009? Todo era posible transcurrida la mitad de la campaña pasada con 10 triunfos y cinco reveses, obteniendo la mejor actuación en este período para un nica en el “big show”. Y aunque perdió sólo tres en la segunda mitad, no llegó a 15 victorias y nos quedamos soñando con mirar al primer pinolero de 20 éxitos.

Pero Vicente demostró que es capaz de grandes resultados siempre que se prepare con exigencia previo al spring training, tenga un respaldo similar al de 2008 y sumado a la motivación extra que significa trabajar para asegurar el resto de su vida, podríamos ver todavía a lo mejor del chinandegano.

De los demás no hay certeza que se queden en Grandes Ligas, pero por las necesidades y lo bien que ha sido valorado por su organización, Aristides Sevilla debe tener muchas opciones de sumarse al plantel de relevista de San Diego.

Su sinker ha causado gran impacto haciendo deslucir a sus rivales, y dejó una gran impresión en el spring training de 2008, Clase A, Doble A y Triple A.

Pero será vital el cómo llegue a los entrenamientos en febrero próximo para hacer efectivo o no el espacio que le han prometido los Padres para el rol de relevista.

Devern Hansack en otra organización ya no estaría en duda su permanencia en las Mayores, pero con Boston las consideraciones son más difíciles por tratarse de un equipo que busca mantener las posiciones cimeras que ha logrado en los últimos años.

Se asegura que los Medias Rojas le tienen un espacio al pitcher de Laguna de Perlas, sin que eso se convierta en un boleto garantizado en la butaca de los relevistas.

Everth Cabrera, también con San Diego, es un jugador de poca estatura, pero con la actitud agigantada.

Su velocidad de piernas y gran defensiva provocaron una señal de alerta en la alta dirigencia de los Padres para convertirlo en una opción para jugar en el short stop tras la salida de Khalil Greene.

Lo mejor es que cuatro jugadores tendrán el chance de jugar al mismo tiempo, dos con San Diego, Sevilla y Cabrera, todos seguidos por más de 4 millones de aficionados que estarán a la expectativa de cada movimiento para hacer realidad este sueño.