•  |
  •  |
  • END

Otra vez en 2008, el deporte siempre ingenioso del béisbol fue muy extraño presentando situaciones difíciles de creer
JONRONEA PERO NO ANOTA
• Siempre hemos pensado que no había un infortunio más grande de igualar como el de convertir un cuadrangular en un sencillo que aquel fabuloso spring de campeonato legendario de Bengie Molina. Pero este año, el catcher siempre innovador de los Gigantes, hizo algo hasta más imposible: Conectó un cuadrangular - pero no anotó carrera.

¿Así que él se haría el primer hombre en la historia de las ligas mayores de hacer eso? Esto tomó una combinación infrecuente de Músculo-Molina–Moderna Tecnología. Pero ocurrió, bien. Aquí está cómo:
El 26 de septiembre, Molina conectó una pelota de flay que se miraba como que ésta iba a pegar la cumbre de la pared del jardín derecho del AT&T Park. Así que Molina se detuvo en primera. Emmanuel Burriss entró como corredor emergente por él. Y nada parecía mal - hasta que Omar Vizquel dijo al manager de los Gigantes Bruce Bochy que pensaba que había escuchado un sonido metálico seco de pelota en el techo de metal justo encima de la pared.

Así que Bochy pidió a los árbitros para usaran la repetición instantánea de la jugada. Y whaddayaknow, la decisión de la jugada fue cambiada y Molina tenía un cuadrangular de dos carrera. Pero los jueces no dejarían a Molina volver para terminar su trote porque dictaminaron que Burriss ya estaban en el juego y no podía retirarse. Así que Burriss termino dándole la vuelta a las bases. Y Molina terminó en el box score con una línea que se fue con dos impulsadas pero sin anotar, en una noche en que bateó un jonrón.

¿Quiere saber qué imposible es eso? Nuestro amigo, Andy Baggarly, del San José Mercury News, se comunicó para decirnos que cuando el encargado del marcador oficial Michael Duca trató de introducir esta secuencia en su computadora, el programa de computadora no lo dejaría hacerlo - porque incluso, las computadoras saben que un tipo no puede batear un cuadrangular sin anotar una carrera. ¿Correcto?
Así que verifique el resultado en baseball-reference.com. Todavía no se cree que esto ocurrió. Pero ocurrió, en la vida real.

OTRAS CINCO RAREZAS
• El único Padre en robar una base en todo el mes de julio fue raramente ese bandido de fama mundial, Greg Maddux.

•C.C. Sabathia empató en el liderato de victorias por blanqueadas en ambas ligas en la misma temporada.

• Willy Taveras robó cinco bases en un juego el 14 de junio - pero todavía no anotaba una carrera.

• Matt Holliday alcanzó la base seis veces en un juego el 17 de abril - pero no anotó o empujó carrera.

• Y los Padres, de alguna manera ganaron cuatro partidos en fila en junio por exactamente el mismo score - concretamente, 2-1. Así que ¿qué tan loco eso era? (A) ellos tenían solamente otra racha en todo el año en ganar cuatro juegos en fila por cualquier marcador. Y (B) eran el primer equipo en la historia, de acuerdo con la Elias Sports Bureau, en ganar cuatro partidos consecutivos con exactamente el mismo puntaje de cualquier tamaño, forma o denominación numérica.

CHEQUEEN ESTO
• He aquí cómo el entrenamiento de primavera es tan significativo: Pudge Rodríguez bateó seis cuadrangulares en 39 turnos al bate en primavera - y eso fue uno más que los cinco que bateó en 302 turnos al bate durante la temporada antes de que los Tigres lo enviaran a los Yanquis.

• Más de Pudge. En un juego del 6 de julio contra Detroit, el catcher de los Marineros Jamie Burke fue al montículo en la 15 entrada y se convirtió en el primer catcher en 107 años que se registra como el lanzador perdedor. Pero he aquí las buenas noticias: Burke consiguió poner out a nuestro hombre Pudge - que consiguió cuatro hits ese día contra los lanzadores legítimos de los Marineros.

• En el juego dos de la Serie Mundial, los Rays fueron el primer equipo desde los Gigantes de 1923 en anotar dos carreras sobre roletazos empujadores de carreras en una entrada de Serie Mundial. En el juego 3, los Rays también fueron el primer equipo en realizar esa misma hazaña en, aproximadamente 48 horas después.

MÁS HECHOS EXTRAÑOS
• Durante las primeras 24 entradas en las que los Medias Rojas jugaron contra los Rays en Fenway durante la Serie de Campeonato de la Liga Americana, Boston bateó .186, anotó cinco carreras y fueron superados 29-5. Entonces, naturalmente, después de encontrarse atrás, 7-0, en la séptima entrada del juego 5, batearon .563 durante las próximas tres entradas, anotaron ocho carreras y se hicieron el primer equipo en la historia en ganar un juego de eliminación en el que perdían por siete carreras.

• En la primera apertura de postemporada del lanzador de los Filis Brett Myers tenía turnos al bate consecutivos en contra de C.C. Sabathia en el que vio 10 lanzamientos sin acertar. En su próxima apertura de postemporada, Myers le hizo swing a cada lanzamiento del zurdo y consiguió tres hits, que, por supuesto, eran casi tantos como los que él consiguió toda la temporada (mientras se iba de 58-4).

• Rafael Furcal cometió más errores en una sola entrada de Serie de Campeonato de Liga Nacional (tres) que Omar Vizquel cometió en toda la temporada (dos).

• ¿Quién fue el lanzador perdedor en el Juego de Estrellas? Sorpréndanse, fue un lanzador que no perdió juego de salvamento ni una oportunidad en toda la temporada. Hablo de Brad Lidge.

NOCHE TRISTE DE UGGLA
• Mientras estamos en el tema, el pobre Dan Uggla cometió más errores en lanzamientos consecutivos en el Juego de Estrellas (dos) que los que había cometido en los últimos dos meses y medio (uno). Entonces, otra vez, era esa clase de noche. Uggla cometió tres errores, se ponchó tres veces y bateó para doble play en cinco entradas del Juego de Estrellas, una combinación incomparable por cualquier jugador en la historia en cualquier juego de temporada regular, juego de postemporada o el Juego All Star alguna vez jugado.

• Los Rangers tenían un registro ganador en julio - aunque su efectividad en ese mes fue un pintoresco 6.63.

• El equipo que lideró las grandes ligas en carreras anotadas - sí, los Rangers - se las arregló para ser blanqueado en juegos consecutivos en agosto (y hacerlo, mientras que su staff de pitcheo estaba en medio de permitir 44 carreras en 32 entradas).

• Usted no puede dirigir un movimiento juvenil con más entusiasmo que esto: en la séptima entrada del juego del 24 de septiembre con Colorado, los Gigantes fueron el primer equipo desde los Dodgers de 1983 en presentar una alineación entera de nueve novatos.

COOK SIMPLIFICADOR
• La máquina de lanzar strike de los Rockies, Aaron Cook, subió a través de un juego completo de nueve entradas con sólo 79 lanzamientos el 5 de julio. Cinco días después, su compañero de equipo, Jorge de la Rosa, lanzó 90 lanzamientos y no logró salir de la cuarta entrada ni siquiera.

• El servicio meteorológico nacional nunca advirtió a los Astros sobre esto: celebraron la llegada del Hurricane Ike en Houston yendo hacia Milwaukee para jugar ante los Cachorros - y luego se fueron de 47-0 en sus primeras 16 entradas sin gota de lluvia bateando contra Carlos Zambrano y Ted Lilly.

• Entonces otra vez, ningún equipo en el béisbol hizo más carreras sin hit que los Astros en una victoria el 13 de agosto contra los Gigantes. Los Astros hicieron un rally de seis carreras en la sexta entrada sin disparar aunque sea un imparable en la entrada. ¿Así que cómo ocurriría eso? Dos bases por bolas con las bases llenas, dos golpes a bateadores con las bases llenas y dos flay de sacrificio - y listo. Ponga ese seis sobre el viejo marcado.

• Pero ya que los imparables abruptos son la creatividad opcional, era difícil entender la octava entrada del juego Atléticos Orioles el 5 de septiembre. ¿Qué tan bobo era? Tan bobo que los Atléticos obtuvieron un hit en la entrada - y anotaron ocho carreras. A lo largo del camino, había seis bases por bolas, las cuatro con las bases llenas, un golpe al bateador y el único gran slam en la vida de liga mayor de of Rakin’ Rajai Davis (quien había entrado al juego esa entrada, como un corredor emergente). Antes de esa entrada, naturalmente, los Atléticos no habían anotado más de cinco carreras en un juego entero en 40 juegos consecutivos. Y ningún equipo había anotado ocho carreras o más en una entrada mientras conseguía sólo un hit (o cero) desde los Medias Blancas de 1959.