•  |
  •  |
  • END

dplay@ibw.com.ni

Me interesa el futuro porque pienso vivir en él. La frase no parece interesar al prospecto pinolero Danilo Álvarez, por cumplir 19 años y con un brazo derecho perteneciente al Cofre de los Tesoros, según los analistas de los Bravos de Atlanta.

Metido en una dificultad casi tenebrosa, con su yugular en peligro de ser cortada, sobreviviendo casi milagrosamente, Álvarez tendrá ahora tiempo para reflexionar sobre su futuro.

Es fácil descarrilarse. Se trata de pisar fuerte el acelerador sin medir las consecuencias. Algo así como trasnochar innecesariamente sumergiéndote en riesgos. No, no se trata de ser un desfasado generacional moviéndose en la pista de la ridiculez, sino de saber usar tu inteligencia.

Si tienes un par de piernas como las de Everth Cabrera, un boxeo tan flexible y destructivo como el de “Chocolate” González, un brazo tan poderoso como el de Vicente Padilla, cuida las herramientas, porque no tienen repuesto. Pueden preguntarle sobre eso a Francisco “Toro” Coronado, quien vio cómo un machete hizo picadillo sus posibilidades de volver a disputar un cetro mundial.

Ninguna historia es buena cuando la hora y el lugar garantizan correr riesgo. Hay quienes creen que por haber firmado un gran contrato muy temprano pueden abrazar el planeta, y no es así.

No sé cuál es el entorno de Danilo, pero eso es clave por asunto de tendencias. Es lo que decide hacia dónde vas y cómo te manejás. Cuántos sueños son ahogados por la imprudencia.

No vamos a discutir explicaciones, si te arrimás al peligro, vas a poder sentir su “olor”. Por el momento, Danilo necesitará casi un par de meses para recuperarse de las heridas sufridas al salir de una discoteca a las 3:30 de la madrugada. Su futuro ha recibido una herida.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus