•  |
  •  |
  • END

dplay@ibw.com.ni

El tiempo pasa y Manny Ramírez sigue esperando. Claro que hay interés por un bateador tan ruidoso y productivo, capaz de ser factor de motivación y atraer gente a las ventanillas de boletos, pero, los ejecutivos se detienen y guardan billeteras frente a la pretensión del dominicano exigiendo 100 millones de dólares por cuatro años.

Acercándose a los 37 años, Manny podría conseguir el promedio de 25 millones por una o dos temporadas, difícilmente por tres, improbablemente por cuatro y totalmente descartado por los cinco que estaba buscando después de un excelente rendimiento en el 2008 con 37 jonrones, 121 remolques y .332 puntos, jugando para Medias Rojas y Dodgers.

Los Gigantes de San Francisco necesitan una nueva atracción ofensiva y Manny puede ser tan incidente como Barry Bonds, pero igual que los otros equipos interesados, frenan bruscamente cuando se habla de un contrato largo, con todos los riesgos que eso implica.

Si Ramírez se mostrara dispuesto a discutir un arreglo por dos años, los equipos tendrían que hacer cola en busca de convencerlo. Obviamente los Yanquis aparecerían en escena aún concentrándose en la captura de un abridor. Sin embargo, Scott Boras, el agente del pelotero, prefiere mantenerlo sumergido en el mar de las especulaciones, con la seguridad de que obtendrán algo ventajoso.

El único equipo descartado es el de Boston por lo agrietado que quedaron las relaciones, pero no los Dodgers, todavía en pie de lucha después de haber sido impulsados por el bateo largo y profuso de Manny hacia la postemporada en 2008.

Mientras tanto, las negociaciones siguen, aunque lentamente. Los Indios de Cleveland, que tienen una joya del montículo como Cliff Lee, ganador del Cy Young, han firmado al derecho Carl Pavano luego de haber estado más tiempo lesionado con el uniforme de los Yanquis, una vez que salió de los Marlins de Florida cobijado por fuertes expectativas aún pendientes.

¿Qué esperan los Indios del derecho Pavano? Que sea otro, no el pitcher que permaneció la mayor parte del tiempo en la lista de inhabilitados durante tres años con los Yanquis, ganando 9 y perdiendo 8 en apenas 26 juegos. Pavano había impresionado consiguiendo 18 triunfos para los Marlins en 2004, y los Yanquis fueron tras él pensando en sacar provecho de sus mejores días. Ahora llega a Filadelfia convertido en una gigantesca intriga.

Los Atléticos de Oakland firmaron a Jason Giambi, quien durante un buen tiempo, funcionó como motor ofensivo de ese equipo, antes de ser contratado por los Yanquis en 2002. Con Oakland, Giambi fue Más Valioso de la Liga Americana en el 2000 disparando 43 jonrones y empujando 137 carreras con .333 puntos y regresa rumbo a los 38 años después de siete campañas con los Bombarderos. Debe ser muy útil.


Para cerrar, los Filis aseguraron lo que queda del coreano Chan Ho Park, en tanto el siempre beligerante y astuto agente Scott Boras, está conversando con los Mets de Nueva York sobre Derek Lowe y Oliver Pérez. El interés de Omar Minaya, Gerente de los Mets, se concentra en Lowe, pero descartando acceder al pago de 16 millones que pretende el tirador derecho.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus