•  |
  •  |
  • END

dplay@ibw.com.ni
La contratación del eficaz relevista derecho japonés, Takashi Saito, fortaleciendo el poblado bullpen de los Medias Rojas, coloca más presión encima de Devern Hansack, estrecha sus posibilidades, y por supuesto, le quita el sueño.

Con todos los movimientos que ha visto alrededor del staff de Boston en estos días, Hansack no duerme. ¿Cómo hacerlo frente a una larga rotación con siete aspirantes que necesitará recortarse y un pitcheo de relevo cubierto en todos sus sectores con el aterrizaje de Saito como agregado de Justin Masterson, Hideki Okajima, Manny del Carmen y Johnathan Papelbon?
Javier López, hasta hace poco una pieza en el ajedrez de Terry Francona, también se debe estar preguntado, bailando en la cuerda floja,: ¿qué puede pasar conmigo?
Nuestra preocupación es Hansack, quien en los últimos tres años ha visto acción en nueve juegos, realizando tres aperturas y seis relevos, con 24 innings y un tercio de esfuerzo.

El mayor impacto provocado por el nica son aquellos cinco innings sin hit ni carrera contra los Orioles de Brian Roberts, Melvin Mora, Miguel Tejada, Corey Patterson y Fernando Tatis, el domingo 1 de octubre de 2006. Por lo que vimos después, pese a que Hansack agregó un buen desempeño en el spring y en las Menores, ganando 10 y perdiendo 7 con el Pawtucket en Triple A, los Medias Rojas lamentablemente no lo han tomado en serio, y consecuentemente le han cerrado espacios mientras el tiempo pasa.

El 5 de febrero, según su registro en las mayores, Hansack estará cumpliendo 31 años. No puede seguir refugiado en las Menores, cuando podría tener posibilidades con otros equipos, pero ha insistido.

¿Tiene Hansack chance de meterse en la rotación de Boston de 2009? No parece existir tal posibilidad con las adquisiciones de Brad Penny y John Smoltz para las posiciones 4 y 5, detrás de Beckett, Lester y Matsuzaka, con el nudillista Tim Wakefield disponible y con el joven pistolero en crecimiento Clyde Bucholtz atento a ser llamado.

¿Y en el bullpen? También es muy difícil. Papelbon es el cerrador y hay suficientes aprieta-tuercas para quitar impulso. Recordemos que Saito, limitado por una lesión en el hombro a 45 apariciones el año pasado, después de 72 y 63 siempre con los Dodgers en 2006 y 2007, presenta una efectividad de 1.95 a lo largo de 180 juegos con 189 entradas lanzadas y 245 ponches, permitiendo 121 hits. Esas cifras son claras respecto al nivel de utilidad que puede alcanzar.

En sus 24 entradas y un tercio, con sólo 6 y dos tercios en 2008, Hansack trabaja para 3.70 en carreras limpias, con 18 ponches y 21 hits permitidos, incluyendo cuatro jonrones.


Hasta hoy, todo ha sido muy difícil para el derecho de Laguna de Perlas con Boston, y viendo las nuevas contrataciones, no hay forma de poder dormir.