•  |
  •  |
  • END

La humildad es la madre de la sabiduría. Esta cualidad perdida hoy en día en muchos seres humanos es la llave fundamental de la señora Hortensia Morán, propietaria del equipo de Fútbol de Segunda División Chinandega FC, conocido en la ciudad como la “franja roja” y que recientemente conquistó el Torneo de Fútbol Apertura 2008.

La posición de propietaria de un equipo de fútbol es una rareza en el universo. Se conoce que la mayoría de acciones de los equipos de fútbol de Costa Rica, Club Deportivo Herediano y Liberia Mía, le pertenecen a una dama de ese país, pero por estos lares el doña Hortensia es el primer caso.

“Tengo cinco años de estar al frente del equipo. Llegué por invitación del doctor Baxter Martínez, una vez que el señor Rufino Martínez Maradiaga lo abandonó. Lo primero que hice fue cancelar toda la deuda a la federación y allí me sugirieron que yo podía ser la presidente”, comentó la señora Morán, protagonista de esta historia.

¿Conociendo lo caro de este deporte, hay alguna motivación especial?
“Claro, aquí juegan mis hijos. Ahora me gusta el fútbol y lo más importante es que quiero apoyar a la juventud chinandegana, que se diviertan jugándolo, que disfruten el éxito, porque amar al prójimo es un mandamiento de Dios”.

¿Quiénes la ayudan a mantener el equipo?
“Nadie, yo sola lo he sacado adelante. Es caro pero quiero cumplir la meta que me he propuesto. Hay algunas empresas grandes que me han dicho que si llegamos a Primera División nos van a apoyar porque éste es un equipo de mucha historia en la ciudad, de donde han salido jugadores importantes que han jugado en otros equipos y en la Selección Nacional”.

¿Ya se acostumbró a sufrir y a disfrutar lo que genera el equipo?
“Ya se sufre mucho, pero con el paso del tiempo me he ido acostumbrando a esas cosas. Cuando se anotó el gol del triunfo, sentí una emoción que nunca había experimentado. Sé que hay pocas mujeres metidas en el fútbol, y ser una de las pocas o quizás la única me alegra, a pesar de que tengo que hacer muchos sacrificios para mantener al equipo. De mi negocio es que vive la franja roja”.

Ésta es la historia, hasta ayer desconocida, de doña Hortensia Morán, que al igual que doña Clementina Ordóñez ha contribuido al desarrollo del deporte en la ciudad de Chinandega, misma que gracias a estas dos mujeres está en lo más alto de la cima de la historia deportiva.