•  |
  •  |
  • END

dplay@ibw.com.ni
Andrew Jones debutó en las Mayores en los últimos 31 juegos de 1996, y en 1998, cumpliendo 21, comenzó a proyectarse hacia la notoriedad disparando 31 jonrones y empujando 91 carreras. En el 2000, el muchacho de Willemstad, Curacao, bateó sobre los .300 puntos. Tenía 23 años y tomó 656 turnos con los Bravos de Atlanta ese año. Todos lo veíamos cabalgar sobre un futuro brillante, aunque posiblemente sin pretender que llegara a descargar 51 jonrones, cifra que logró en 2005, provocando impacto, naturalmente.

Con 30 años en 2007, Jones salió de los Bravos con porcentaje de .222, el más bajo de su carrera con apariciones oficiales, mientras decrecía de 51 a 41 y 26 jonrones, deslizándose de 129 a 94 impulsadas.

Como Agente Libre, los Dodgers obviaron ese bajón de voltaje y saltaron sobre él. Ellos confiaron en que Jones, con 31 años, regresaría a su nivel de producción y continuaría tumbando verjas. ¿Y qué consiguieron? Pedazos del Titanic. Jones se hundió estrepitosamente junto con el Capitán Smith registrando el microscópico promedio de .158 puntos en 75 juegos y 209 turnos, conectando tres jonrones y empujando 14 carreras. ¡Diablos! Esas cifras corresponden a un pelotero de 1.95 dólares, no a quien cobra 15 millones por temporada.

¡Qué drama! Los Dodgers, arrepentidos y sin fe en la recuperación de Jones después de verlo dos años en el Valle de las Miserias, decidieron salir de él, de cualquier forma, buscando cómo no perder mucho dinero en la maniobra, en tanto Jones, golpeado por ese interés de los Dodgers en prescindir de sus servicios, se refugió en la expectativa de que algún equipo lo buscara.

¿Quién está acabado con 32 años? Sobre todo si has conseguido rendimientos sobresalientes como lo son siete temporadas con 30 o más jonrones y cinco con más de 100 impulsadas. Jones no cree estar liquidado, y piensa que lo mejor sería regresar al equipo del público que mueve hachas en las tribunas y ruge, en busca de levantarse de la lona y continuar siendo útil.

CÁPSULAS.- En Boston consideran a John Smoltz seguro en la rotación, lo que obliga a Tim Wakefield a fajarse con Brad Penny por la quinta plaza. Aún con un rendimiento fenomenal en el spring, Clyde Buchholz no podrá filtrarse… Los Rangers mantienen sobre el tapete su interés por el supuestamente restablecido brazo derecho de Ben Sheets, vencedor de Cuba en Sidney 2000, y quien fue abridor de los Cerveceros… Los Medias Blancas confían en el salto al estrellato de Alexei Ramírez, el formidable prospecto que jugó con Cuba en el Clásico de 2006… Otro cubano bajo la lupa es Kendry Morales, ahora con espacio abierto en el line-up de los Ángeles de Anaheim con la salida de Mark Teixeira… El periodismo de Boston, tranquilo con su pitcheo abridor y de relevo, considera factor clave en la ofensiva del equipo, el accionar que pueda conseguir Mike Lowell, limitado por lesiones en 2008.