•  |
  •  |
  • END

Después de un corto receso de fin de año, nos disponemos a desempolvar los agüeros y cábalas para este 2009, porque para que se cumplan todos los deseos que esperamos con el fútbol nicaragüense, tendremos que recurrir a estas tradicionales peticiones que son el anhelo de nuestro corazón.

Aquí, diez deseos:
Que los Torneos cortos dejen de ser mediocres y bipolares. Que en verdad signifiquen el principio de una mejor competitividad del fútbol nacional. Necesitamos campeones que sepan defender su estatus, que no sigan mostrando bajo desempeño, poca regularidad y continuidad para los técnicos.

Deseamos directivos preparados que busquen el interés del fútbol nacional. Ojalá que en 2009 los directivos entiendan que dejando un poco las ganas de ser campeones, se tiene más vocación para el futuro y así el balompié local tendría el cambio que tanto requiere.

Que surja una estrella pinolera. ¿Hace cuánto que no hay un jugador que nos entusiasme de verdad? Hay algunos buenos prospectos, pero nadie para ponernos a soñar. En la mira están tres jóvenes: Jorge Portocarrero, de Diriangén; Adrián Morales, de VCP, y Freddy Villarreina, de Walter Ferreti, llamados a convertirse en los temibles rompe-redes del futuro.

Deseo que veamos en el fútbol de las semifinales en la fase de todos contra todos, que se terminen los esquemas defensivos y se busque un fútbol ofensivo, de toques, alegre y emotivo.

Que el nivel de los extranjeros sea alto, con jugadores que realmente marquen diferencia y dejen enseñanzas, para que no nos dejen el sinsabor de la inversión perdida, como en “el paquete argentino”.

Que los equipos grandes se comporten como tales. No hay duda que cuando Real Estelí, Diriangén, VCP, Walter Ferreti y Ocotal andan bien, el campeonato muestra otro nivel. Además, pedimos que los cuadros que han venido creciendo mantengan ese nivel y lo incrementen, como Xilotepetl y Masatepe.

Que nuestra Selección Nacional, en vez de dudas y preocupación con la clasificación a la siguiente ronda de la Uncaf, genere confianza y esperanza. Que su fútbol mejore y lleguen los grandes resultados para alcanzar el cupo. Necesitamos resultados positivos.

Que los jugadores pinoleros tengan mayor regularidad en sus actuaciones y sean referentes en sus escuadras. Que den cuenta de que tienen carreras cortas, por lo cual deben entregarse al 100 por ciento, como lo hacen los jugadores jóvenes que dan el máximo rendimiento en la cancha.

Queremos ver más fútbol y menos actuación, más jugadas y menos caídas aparatosas, dignas de un premio Oscar. Deseamos árbitros con los ojos más abiertos y sin pretensiones, jueces que vean realidades y no fantasmas, que sólo crean discordia y juego sucio.

Que los aficionados disfruten de un gran espectáculo, y aquellos a los que les gana la pasión comprendan que se trata de un juego. Que disfruten las victorias y sean respetuosos en las derrotas.

Con deseos, tradiciones y mucha fe en nuestro fútbol recibimos el año futbolístico con ilusión y alegría que comienza el próximo domingo.