•  |
  •  |
  • END

El dueño del Milán de Italia, Silvio Berlusconi, admitió que será muy difícil que el astro brasileño Kaká continúe jugando en el club italiano, debido a la oferta que recibió por parte del Manchester City inglés.

“Aun no está decidido nada, pero es muy difícil hacer quedar a alguien que va a ganar ciertas cifras”, dijo Berlusconi durante una visita a Nuraghe Losa, en Cerdeña.

“No se puede decir que no a un chico que tiene delante una carrera que no le dudará toda la vida y al que le ofrecen ganancias muy superiores a las que gana ahora”, dijo el empresario y presidente del Gobierno italiano”.

“Un club como el nuestro no puede aumentar el doble el sueldo de un jugador porque lo tendríamos que hacer con el resto de la plantilla”, indicó Berlusconi, quien agregó que espera que al final el brasileño se quede y que sentiría “mucho” la posible marcha de Kaká.

Según el diario La Gazzetta dello Sport, la decisión del Milán sobre la venta de Kaká llegará mañana lunes, después de que el padre y representante del jugador se reúna con una delegación del club británico.

Manchester City, presidido por Mansur bin Zayed el Nahyan, ofreció 120 millones de euros al Milán por el pase de Kaká.

Las cifras de la operación engordan cada hora y Kaká firmará por cinco temporadas, con un pedido de parte del brasileño de 20 % más de sueldo por no jugar la UEFA Champions League.

El club inglés, una especie de ‘pariente pobre’ del Manchester United, es considerado hoy uno de los más ricos del mundo, después de que en septiembre pasado fuese comprado por un grupo empresario árabe vinculado con la familia real de Abu Dhabi.

La prensa inglesa asegura que Kaká incluyó varios condicionantes en su contrato, entre ellos que su compatriota Robinho (ex Santos y Real Madrid) siga en el club, y que el City se clasifique en menos de dos campañas para la Champions.

Manchester City fue comprado en septiembre pasado por el grupo árabe al ex primer ministro de Thailandia, Thaksin Shinawatra, en 250 millones de euros.