•  |
  •  |
  • END

PONCE, Puerto Rico / AP.- José "Chegüí" Torres, un ex campeón mundial semicompleto y medallista olímpico, murió el lunes en su natal Puerto Rico. Tenía 72 años.

Su viuda, Ramonita Ortiz, confirmó a The Associated Press la muerte del tercer puertorriqueño en ganar un título mundial de boxeo.

"Chegüi murió tranquilo. Él tenía un padecimiento del corazón y le dio un infarto y murió rápido", expresó Ortiz sobre el también escritor, líder comunitario y activista civil en Vieques.

Torres, quien en 1997 fue exaltado al Salón de la Fama del Boxeo Mundial, se consagró campeón mundial semicompleto en 1965 cuando venció al estadounidense Willie Pastrano en el Madison Square Garden de Nueva York. Realizó tres defensas exitosas antes de perder el título ante el nigeriano Dick Tiger en 1966.

Torres incursionó en el boxeo al ingresar al Ejército de Estados Unidos cuando era un adolescente y se adjudicó la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Melbourne, representando a Estados Unidos. Perdió la pelea por el oro ante el húngaro Laszlo Papp.

"Puerto Rico pierde un gran puertorriqueño, una persona muy valiosa que además de ser un gran deportista, fue un gran ser humano", dijo el presidente del Comité Olímpico de Puerto Rico, David Bernier, entrevistado por la radioemisora WKAQ.

Sobre su participación deportiva, Bernier destacó que quienes lo conocían saben que "el corazón de él no podía haber otra bandera que no fuera la nuestra".

La alcaldesa de Ponce, María Meléndez, decretó tres días de duelo en la ciudad y ordenó que las banderas ondeen a media asta.

El ex púgil venía padeciendo de un mal cardiaco que había limitado sus acciones diarias.

Su sepelio será el viernes en el cementerio viejo del barrio donde Torres nació el 3 de mayo de 1936.

El ex púgil debutó como profesional en 1958 en la ciudad de Nueva York, donde venció por nocaut en el primer asalto a George Hamilton. En 1961, peleó por primera vez en su ciudad natal, donde venció nuevamente por nocaut a Hamilton en pelea de revancha.

De esa fecha en adelante, continuó sus triunfos hasta 1963, cuando sufrió su primera derrota a manos del cubano Florentino Fernández, quien le propinó su único nocaut como profesional.

Sin embargo, Torres no se amilanó y siguió peleando hasta vencer en 1965 a Pastrano y adjudicarse un título mundial.

Cuando se retiró del boxeo profesional, en 1969, se radicó en Nueva York, donde se convirtió en representante de la comunidad puertorriqueña, integró la Comisión Atlética y presidió la Comisión de Boxeo.

También publicó varios libros relacionados con el boxeo, incluyendo una biografía de Muhamad Alí. Además, fue cronista del Diario La Prensa en Nueva York y colaborador de la revista especializada The Ring, la llamada Biblia del boxeo.