•  |
  •  |
  • END

La Selección Nacional de fútbol debuta hoy (5:00 p.m.) en la Copa de Naciones ante El Salvador, y el optimismo que se respira en el campamento de Nicaragua, el hotel Honduras Maya, en Tegucigalpa, es muy alto, pues su técnico Otoniel Olivas no deja de pensar en la posibilidad de un triunfo sobre los cuscatlecos.

“Es un reto enorme pero confío en el triunfo. Vamos a pelearles”, dijo Olivas mientras descansaba después de entrenar ayer con el equipo en Honduras.

“Lo único que me preocupa es que no miré jugar a El Salvador o que nuestros jugadores no tomen con la mejor actitud el duelo. Pero los veo rápidos, disciplinados en el sistema y eso será fundamental”, agregó el estratega.

Es inobjetable, El Salvador es favorito para imponerse a la Azul y Blanco, no sólo por el gran momento que está pasando con la clasificación a la hexagonal final de las eliminatorias de la Concacaf para Sudáfrica 2010, sino por nivel, fútbol y por historia.

La Azul y Blanco saldrá con Denis Espinoza en la portería, David Solórzano, Carlos Alonso y Silvio Avilés en la defensa. En la media estarán Franklin López y Armando Collado, de contención, Ismael Reyes y Eliud Zeledón como laterales, mientras Samuel Wilson será el enlace, Emilio Palacios, media punta y Wilber Sánchez centro delantero.

El Salvador tendrá a Miguel Montes en el marco, Luis Hernández, Marvin González y Alex Escobar en la zaga. Shawn Martin por derecha y Deris Umanzor por izquierda. En la contención, Óscar Jiménez y Ramón Sánchez. Salvador Corea será el volante de llegada y como delanteros Carlos Ayala o Rodolfo Zelaya, y Rudis Corrales.

La Azul y Blanco poblará la media cancha con un sistema 3-5-2, teniendo en cuenta que los salvadoreños mantienen el balón cerca de los pies y es posible hacer presión en esa zona siempre que se limite el espacio a jugadores que manejan bien el balón, como Ramón Sánchez y Salvador Corea, además de Rudis Corrales y Shawn Martin.

De no presionar en el centro del campo, los cuscatlecos podrán desarrollar su velocidad por todos los sectores de la cancha, que es una de sus virtudes, e incluso atacarían hasta con cuatro, sumándose en ese sentido los laterales con los delanteros.