Edgard Tijerino
  •  |
  •  |
  • END

Mientras el novedoso Criss Ángel asombraba con su ilusionismo en Las Vegas, y David Copperfield hacía desaparecer la Estatua de la Libertad o atravesaba la Muralla China, ese pequeño venezolano fabricante de magia en el campo corto que es Omar Vizquel, fildeaba proyectiles escalofriantes con el guante de revés, malograba posibilidades de hit con una facilidad increíble, y convertía en outs dobles pelotas encabritadas, aparentemente incontrolables.

Viéndolo en acción en cualquier terreno, con cualquier uniforme y frente a cualquier tipo de dificultad, uno pensaba sin exagerar: ¡Diablos!, él debería ser contratado por la Gerencia del Circo del Sol como show central. Y es que lo de Vizquel no era ilusionismo, sino magia pura.

Después de 20 temporadas jugando un campo corto de fantasía, el veterano Vizquel, con 41 años, ganador de 11 guantes de oro, ha recibido un contrato de liga menor por parte de los Rangers de Texas con un doble propósito: funcionar como utility en el infield de acuerdo al reclamo de las necesidades, y adiestrar al joven de 20 años, el también venezolano, Elvis Andrus, considerado una futura joya de Tiffanys.

Es tan grande el interés de los Rangers por abrirle espacio a Andrus, que han obligado a su figura cumbre, Michael Young, a dejar el short para movilizarse a la tercera base. Young, en principio molesto, finalmente aceptó y el problema quedó resuelto.

Claro, no es lo mismo admitir que estando Derek Jeter en el short, tenés que moverte a otro lado como lo entendió Alex Rodríguez, que ser sacado de posición por un prospecto de Clase Doble A atravesando por una etapa de aprendizaje, siendo Michael Young.

Lo mejor de Vizquel quedó atrás, en los 2,654 juegos que ha realizado, su brillantez supera la de todos los paracortos latinos que hemos visto, incluyendo a un Más Valioso como Zoilo Versalles, un miembro del Salón de la Fama como Luis Aparicio, alguien como Alfonso “Chico” Carrasquel y otro de los inolvidables llamado David Concepción.

En la gran temporada de los Indios en 1995, regresando a una Serie Mundial, con Denis Martínez atravesando por uno de sus mejores momentos, Vizquel fue el ombligo de aquel formidable infield simplificador que completaban Carlos Baerga en segunda, Jim Thome en tercera y Eddie Murray en primera.

Con la edad aguijoneando su espalda y averiando su rendimiento, Vizquel fue sometido a una cirugía en su rodilla izquierda, quedando de frente a la posibilidad del retiro. Los Gigantes descartaron ofrecerle contrato, pero los de Texas le encontraron utilidad. Tratará de enseñarle algo de su magia a Andrus. Por supuesto, eso se conseguirá, si el muchacho verdaderamente tiene el suficiente potencial para sacarle provecho a la sabiduría y destreza de Vizquel.


dplay@ibw.com.ni