Edgard Tijerino
  •  |
  •  |
  • END

¡Cómo ha crecido en la consideración de los expertos Antonio Margarito! ¿Quién iba a pensarlo hace unos años, cuando era calificado como “poca cosa” para llegar a ser un estelarista capaz de ejercer atracción?
¡Qué tiempos aquellos! No era fácil para él conseguir un boleto en busca de ver en acción a peleadores como De la Hoya, Mayweather, Hopkins, Mayorga y Mosley, en cambio ahora, después de haber golpeado y derrotado claramente a Miguel Ángel Cotto, ha sido portada de The Ring, firma autógrafos, se le tiene respeto y es favorito para imponerse por cualquier vía a lo que queda de Shane Mosley.

Caminando sin prisa a través de una de las Leyes de Murphy “nada es fácil”, Margarito se ha convertido, posiblemente sin pretenderlo, en el peleador mejicano número uno del momento, sin alcanzar todavía una gran dimensión.

Dueño de un potente y bastante preciso gancho de izquierda, habitualmente bien acompañado por un cruzado de derecha, el púgil que metió a Cotto en un laberinto, pretende llevar a la hoguera a Mosley y abrirse paso hacia la grandeza.

Le dicen a Margarito “El tornado de Tijuana”, y espera manejar a Mosley como lo hizo Vernon Forrest, justamente cuando Shane se encontraba en la cima de los reconocimientos por haber sometido a Oscar de la Hoya en el 2000, durante una pelea electrizante.

Sobreviviendo en su laboriosa y difícil pelea con Ricardo Mayorga el 26 de julio de 2008, después de haber sido vencido por Cotto en noviembre de 2007, vimos a un Mosley carcomido por el desgaste, en tanto Margarito, emergiendo bruscamente de una derrota frente a Paul Williams, se impuso a Golden Johnson, Kermit Cintron y Cotto, desplegando vigorosas ofensivas, impresionando a los entendidos y obligando a sus retadores a colocar sus mandíbulas en remojo.

Por vez primera en su carrera, Margarito de 30 años, con 37 victorias y 5 derrotas, aparece en pantalla como claro favorito para neutralizar lo que queda de rapidez y astucia de ese viejo zorro que es Mosley, de 37, quien tuvo aliento para salir del hoyo después de haber sido controlado por Winky Wright dos veces.

Uno piensa que Margarito saltará decidido a presionar, aprovechando su mayor vitalidad y poder, quitándole espacio para maniobrar a Mosley. La longitud de brazos y el buen manejo de golpes rectos, proporcionan a Margarito una ventaja reflejada en las ventanillas de apuestas en Las Vegas.

¿Será capaz Mosley de mostrarse tan dinámico y galvanizado como Bernard Hopkins ante Kelly Pavlik, masticando los vaticinios? Eso se ve muy difícil, y hay quienes lo consideran improbable.

Y la explicación parece sencilla: lo mejor de Margarito está por verse, en cambio, lo de Mosley ya se lo llevó el viento.


dplay@ibw.com.ni