•  |
  •  |
  • END

Corresponsal Costa Rca
Se retiró oficialmente del deporte rey de Nicaragua, el béisbol, en el mundial de Cuba en 1984. Jugó en Costa Rica, “pero ya no ya no era lo mismo”.

Germán Jiménez, retirado de los “diamantes”, desde donde le dio gloria a su país en torneos internacionales, ahora es un esforzado comerciante que día a día la “pulsea” desde su negocio en San José.

Atrás han quedado los momentos en que por un batazo de cuatro esquinas o un sencillo decidió partidos, sin embargo, en su memoria están frescos y parece vivirlos de nuevo cuando contaba sus mejores anécdotas.

En esta entrevista, más que destacar sus hazañas beisbolísticas por todos conocidas, Jiménez quiere llamar la atención a las autoridades deportivas de Nicaragua y fanáticos para que no sigan dejando en el olvido a las viejas glorias del béisbol.

Dejó claro que con ese deporte no está enojado, sino resentido con sus dirigentes.

“Nunca me ha enojado. El béisbol me dio muchas satisfacciones. Enojado con el béisbol jamás, porque es lo que más adoro. El que lea esta entrevista que piense que estamos vivos. Hay que hacer el esfuerzo de reunirnos a todos, principalmente los de la selección del 72. Hay muchos que están pasando situaciones precarias y es injusto porque le dimos en un momento gloria a Nicaragua”, expuso.

Este ex-jugador del poderoso Cinco Estrellas, del Boér y del Frente Sur (Rivas), exhorta para que incluso la Federación de Béisbol (Feniba), se sume a su iniciativa “para que estos ex-peloteros no pasen dificultades”.

Reiteró que lo más triste es que te abandonen, que no te den apoyo. Que si bien es
cierto están retirados, no están muertos.

Remembró, sin querer levantar polémica o desestimar a los actuales jugadores de la
selección nacional, que en los tiempos en que jugaban Julio Mairena, Calixto Vargas, Valeriano Mairena, César Jarquín, Rafael Obando, Ernesto López, Pedro Selva (Q.E.P.D), Gersán Jarquín, Antonio Herradora, Vicente López, el “Loco” Ubilla, Róger Guillén, entre otras estrellas de la época, no vivían del béisbol, sólo lo hacían por amor y pasión.

“El nicaragüense que sabe de historia, sabe que lo que digo es cierto, pero lo que duele, es que si vos te debés a un fanático, a una federación, a un país que le has dado todo y luego te dan la espalda, eso es duro”, acotó.

Dijo que siempre han sido pobres y que no es que están esperanzados a que el Estado les dé todo, pero que en otros países reconocen el aporte deportivo que has hecho a la patria.

Confesó que Calixto Vargas es su amigo y que fue su ídolo, aunque no escondió su rivalidad cuando peleaba la titularidad de la primera base en la selección.

Germán Jiménez, recuerda que “hay que hacer el esfuerzo” por reunir y ayudar a los ex-seleccionados del 72, “que no se olviden de ellos”.


Béisbol actual es muy comercial
“No quiero molestar o entrar en controversia con los actuales jugadores, pero nosotros nos sudábamos, arrastrábamos, defendiendo lo que teníamos en el pecho (nombre del país). Hoy por hoy no se tiran sino le pagan, no evitan un doble play si no le pagan, si no le pagan no juegan.