•  |
  •  |
  • END

Goles de Ricardo Vega y Franklin López dieron el triunfo 2-0 a Real Estelí sobre Diriangén, en el partido de ida celebrado ayer en el estadio nacional de fútbol “Cacique Diriangén”, donde los miles de aficionados presentes vieron sangrar al Diriangén.

El resultado, justo y trabajado aunque sin mucho brillo, dejó a Estelí a las puertas del título del Torneo de Apertura 2007, que pueden ratificarlo en su casa el próximo domingo.

El triunfo lo inició el goleador Ricardo Vega, quien acabó con el ayuno de goles ante los Caciques, y extendió a siete los triunfos en finales del “clásico” para los norteños.

Vega culminó una jugada colectiva que nació en el medio campo con un activo Rúdel Calero, que retrocedió algunos metros a disputar fuertemente el balón. Lo ganó, pasó para Aníbal Martínez que se proyectó por la banda izquierda, para centrar, y que Vega fusilara de pierna derecha a Denis Espinoza a los 59 minutos.

Estelí administró sin exaltaciones un encuentro, que por lo que plantearon, más pareció una partida de ajedrez, pero con el paso del tiempo, el visitante mostró sus intenciones.

Se jugaba el minuto 69 cuando Elmer Mejía filtró el balón por el centro. Vega y Franklin López se desplazaron con prontitud, superando el out-side y quedaron solos cara a cara contra Espinoza, quien salió del área grande a cerrar el espacio. Vega, que recibió el balón, habilitó a López, quien con un “sombrerito” suave, pero letal, empujó mansamente el balón a la red para el 2-0.

El gol de López fue rompe-corazones, ya que él se formó en la organización diriambina, y para esta temporada cambió de uniforme, para anotar su primer gol contra Diriangén en el momento cumbre del Torneo.

Fiel a su esquema con tres en el fondo, Estelí apostó a dos hombres en la mitad en rol de contención, debido a que resignó sus continuos desenganches al ataque para ayudar a la dupla de atacantes Vega y Calero, quienes fueron acompañados por Martínez como media punta, Eliú Zeledón y Sergio Iván Rodríguez por las bandas. Generaron muchas oportunidades de gol en el primer tiempo, pero fallaron Vega, Aníbal y Zeledón.

En Diriangén, Silvio Avilés y Armando Reyes tuvieron que multiplicarse para contener la fuerza de Vega. El jugador del Estelí tuvo incisivo en los 80 minutos que estuvo en la cancha dejando constantemente en aprietos con su desborde corto a la zaga local.

El resultado parece cómodo, más cuando por acumulación de tarjetas amarillas, Diriangén no podrá utilizar a Silvio Avilés ni a César Salandia, por lo que la herida les quedó más abierta.