Edgard Tijerino
  •  |
  •  |
  • END

dplay@ibw.com.ni

Se inició la Serie del Caribe de 2009. Nada que ver con cualquiera de aquellas que se vieron antes de 1960, cuando Cuba dominaba el escenario con autoridad y espectacularidad, presentando trabucos. Sus cuatro equipos, Almendares, Habana, Marianao y Cienfuegos, fueron ganadores de títulos en esa etapa durante la cual, super-astros de las Grandes Ligas aseguraban su participación.

El primer triunfo cubano en las Series fue proporcionado por Conrado Marrero, el famoso “Guajiro”, que estuvo en nuestra pelota profesional. Ese astuto lanzador doblegó 16-1 a Venezuela y su “as de espadas”, Julio Bracho. Con bateo de Al Gionfrido, quien registró porcentaje de .533, el más alto del clásico, más el aporte de Monte Irvin y Héctor Rodríguez, el Almendares se coronó invicto.

En la segunda serie el Carta Vieja de Panamá sorprendió a medio mundo superando a Caguas, Magallanes y Almendares para capturar el título. El conocido nuestro Joe Tuminelli fue líder jonronero y Marrero perdió un gran duelo 1-0 ante Dan Bankhead, del Caguas. Los Cangrejeros de Santurce con el bateo de Willard Brown y Luis Olmo más los relevos de Rubén Gómez ganaron en 1951 la tercera serie eliminando al Habana, que contó con el bateo fluido de Chiquitín Cabrera (estableciendo récord para los clásicos con .619 puntos) y un staff integrado por Adrián Zavala, Jiquí Moreno, Hoyt Whilhem y Patato Pascual.

En 1952 se coronó el Habana. Lo más notable fue el ‘no hitter’ logrado por Thomas Fine lanzando por Cuba contra Venezuela, que sigue siendo el único en estos clásicos. En el 53, el mismo Habana no pudo retener el cetro y cedieron ante la arremetida del Santurce, que terminó invicto. El líder de bateo fue Pedro Formental, con Willard Brown en jonrones.

Jim Rivera impulsó a Caguas al campeonato de 1954 decidiendo tres juegos y capturando el liderato de bateo con .450, desplazando al Almendares de Marrero y Ángel Scull a un segundo plano. En el 55, Rocky Nelson llegó como la gran figura con el Almendares, pero el show se lo robó Willie Mays con un repunte colosal y el Santurce proporcionó a Puerto Rico su tercer cetro corrido. Mays bateo de 5-4 en cada uno de los dos juegos decisivos por Santurce.

En el 56 Cuba comenzó un dominio de cinco años. Los Elefantes del Cienfuegos, dirigidos por Óscar Rodríguez, ganaron el cetro, con San Noble líder bateador. Pedro Ramos, el Borrego Álvarez y Sandalio Consuegra eran figuras de ese equipo. En el 57, el banderín fue para los Tigres de Marianao con Miñoso, Julio Becquer, Valdivieso y Jim Bunning. Ese equipo repitió en el 58, y al año siguiente, Sungo Carrera, quien fue manager en la vieja profesional nica, supo conducir al Almendares al cetro con el aporte de Miguel Cuéllar, Camilo Pascual y Pedro Ramos.

El último manager campeón de esa etapa fue otro conocido nuestro que dejó huellas imperecederas, Tony Castaño, al frente del Cienfuegos. Castaño, que llegó a ser Campeón de Bateo en la Liga cubana, obtuvo el cetro con la ayuda ofensiva de Tommy Davis, más el pitcheo de Orlando Peña y Camilo Pascual. En total, Cuba ganó 7 títulos de 12 posibles.