•  |
  •  |
  • END

Norman Cardoze es el gran ausente en la fiesta beisbolera. Ya no está agitando el madero ni intimidando a los lanzadores... Ahora es un estratega más del conjunto de Masaya, a ese que le brindó las mayores emociones.

A Norman le quitaron el ímpetu por jugar esta temporada. Él estaba preparándose, quería jugar, pero los directivos lo sacaron de juego para hacerle espacio a Renato Morales, o quizás a Freddy Chévez, ignorando las cifras.

Se ha sostenido bateando sobre .300, conectando jonrones oportunos y decisivos... Es un pelotero de .319 de por vida, que batea 182 jonrones y remolca 770 carreras... Nada de eso vieron.

Cuando aceptó irse al cuerpo técnico como coach de base, Cardoze advirtió que esta decisión no significaba su retiro como pelotero activo, pero que regresará, incluso podría ser en octubre, para la Liga Profesional.

Reconoce que a sus 37 años, el viajar mucho le afecta... Pero es ahí donde uno se pregunta si Norman ya está llegando al final de su carrera.

Hablamos de la inactividad en la Primera División por una temporada... Hay que estar en juego para no perder el ritmo. No es lo mismo cuando se estaba chavalo... Son 21 años de estar en el campo de juego, de lidiar con el peso, la fricción en las bases y muchas veces el hastío.

Y lo curioso es que para cuando regrese, Norman estará en la edad en que muchos “grandes” artilleros dejaron el campo de juego... Julio Mairena, Arnoldo Muñoz, Pablo Juárez, Ramón Padilla, Nemesio Porras y Henry Roa se retiraron a los 38 años de edad... César Jarquín dejó de jugar a los 36 años, Julio Medina a los 37, Julio Sánchez lo hizo a los 39, y recientemente Bayardo Dávila a los 40.

¡Ahí está Próspero jugando!... El slugger chinandegano pertenece a un grupo selecto. Es un roble y es el zurdo más jonronero de nuestro béisbol, con 259, y está tras el récord de hits de todos los tiempos. Está jugando con 44 años encima.

Ariel Delgado, tercero en jonrones, con 235, se retiró en el año 2005, a los 45 años. De envidiable contextura física, tuvo la virtud de no lesionarse.

Cuando Ernesto López conectó su jonrón 319 en Masaya, se le pidió que decidiera que fuera ese el momento de su despedida... Nunca hizo el anuncio de su retiro, pero 1997 fue su última temporada, cuando tenía 46 años y ya los lanzamientos de quiebre le hacían mucho daño.

¿Cuánto más jugará Norman?... Ya veremos.