•  |
  •  |
  • END

MEXICALI, México / AP

Por difícil que parezca, el pitcheo en el segundo día de la Serie del Caribe fue aún más dominante que en la jornada inaugural del torneo.

Un día después que un lanzador coqueteó con un no-hitter y dos abridores se combinaron para sumar 22 ponches, Venezuela derrotó el martes 1-0 a México con un jonrón en la decimoprimera entrada y República Dominicana superó 2-1 a Puerto Rico.

Los Tigres de Aragua venezolanos se mantuvieron como el único invicto del clásico con dos triunfos, mientras que los Tigres del Licey dominicanos y los Venados de Mazatlán mexicanos tienen una victoria y un revés cada uno.

La nota discordante la sigue dando Puerto Rico, cuyos Leones de Ponce perdieron su segunda salida y ahora suman nueve derrotas al hilo en sus tres últimas series (1982, 2004 y 2009). El récord de fracasos consecutivos es de 12 de los Naranjeros de Hermosillo.

Héctor Giménez le rompió el corazón a los mexicanos al desaparecer la bola por el jardín derecho en la parte baja de la undécima y darle el triunfo a Venezuela.

Tigres y Venados batearon sólo 15 hits entre los dos y sus nueve lanzadores lograron 21 ponches.


¿Se trata de un buen pitcheo, o simplemente de un mal bateo?
“Se ve que el pitcheo está dominando completamente la serie”, comentó el manager de los Venados, Lorenzo Bundy. “Tú miras los resultados y no hay ni 15 carreras anotadas en todos los juegos”. Catorce, para ser exactos.

Bundy destacó que la inactividad de los equipos de Puerto Rico, República Dominicana y México —cuyos campeones se coronaron con una semana de anticipación a la serie— pudo haber sacado de ritmo a sus bateadores.

“Tres de los cuatro equipos tienen seis, siete días que no jugaban, eso afecta lo ofensivo”, señaló Bundy.

Su contraparte de Venezuela, Buddy Bailey, estuvo de acuerdo en que los lanzadores han sentado la tónica en Mexicali.

“Han sido partidos luchados”, señaló. “Nuestro pitcheo ha estado extraordinario en los dos partidos”.

El primer encuentro también fue un duelo monticular de película, y el Licey lo ganó con un jonrón de dos carreras de Fernando Martínez en la séptima entrada.

Puerto Rico anotó su única carrera con un hit remolcador de Carlos Rivera en la cuarta.

El abridor dominicano Alfredo Simon ponchó a siete en siete entradas, en las que sólo toleró cinco hits. Su contraparte boricua Héctor Mercado concedió tres hits y una carrera en seis entradas y dos tercios, con siete ponches y tres pasaportes.

Ahora, los Leones tienen que hallar la forma de recuperar la senda del triunfo que no encuentran desde que ganaron su último partido en la serie de 1982 en Hermosillo.

“Hemos jugado bien”, declaró el manager boricua Eduardo Pérez. “A 12 derrotas (consecutivas) no vamos a llegar”.