Edgard Tijerino
  •  |
  •  |
  • END

dplay@ibw.com.ni

Inesperadamente, recibí una llamada de Ricardo Mayorga desde Florida. ¿Mayorga, el peleador?, le pregunté. “Sí hombre, Ricardo. Quiero hablar con vos”, me respondió.

Estaba molesto con mis dos recientes escritos sobre la suspensión de su pelea con Alfredo Angulo. “No me gustó lo publicado, y por eso te llamo”.

¿Qué es lo que no te gustó?, le digo, como si no supiera lo que escribí, tan directamente como hablo en Doble Play… “Todo. Todo lo que aparece en los artículos”, se queja, y lo imagino casi gruñendo moviéndose hacia delante con sus puños crispados.

-Vamos por partes. ¿Por qué no peleaste?

“Estoy afectado en las costillas. Don King lo sabe desde antes de enfrentarme con Mosley. Después de la pelea el problema continuó y al no someterme a un tratamiento adecuado, sigo con él. Lo decisivo para no pelear, fue eso, lo de las costillas. ¿Qué podía hacer? ¿Tomar el riesgo? No hermano”.

-Se dice que tomaste un adelanto de 300 mil dólares por parte de King. Él supuso que todo se deslizaba sobre rieles y empujó la promoción. Finalmente se quedó con las manos vacías.

“Falso, Don King no me ha dado nada de adelanto. Vos pensás que si eso hubiera ocurrido se habría quedado tranquilo con la suspensión. Además, un adelanto de ese tipo supone una fuerte bolsa, y no era así. Cuando uno solicita revisión de lo económico es porque no está satisfecho”.

-King necesitaba que pelearas porque la promoción ya estaba hecha, y obviamente pensando en que le pagaras.

“Yo no le debo a Don King. Puedes poner eso en tu escrito, no le debo”.

-Se habla de tu falta de responsabilidad en controlar el peso y someterte a una buena preparación física.

“Te repito, el problema está en mis costillas. Yo pienso seguir peleando, pero no voy a exponerme. Siempre he estado listo para medirme con cualquiera, así me supere en tamaño y peso, y cuando no puedo hacerlo, es porque no puedo. Don King me conoce y lo sabe”.

-Uno te ve atrapado en la telaraña de King. Te maneja un hijo de él, te representa alguien vinculado con su engranaje, es King quien finalmente decide hacia dónde debes de moverte. ¿Hasta cuando tienes compromiso con él?
“En eso estamos, revisando todo. Yo no estoy viejo, me siento lo suficientemente fuerte y con ganas para seguir peleando, así que necesito ver cómo voy a moverme en el futuro. Debo hablar con Don King sobre eso. No sé qué va a pasar, pero va a pasar algo. Yo le agradezco lo que ha hecho, pero quiero agilizar mi actividad y discutir mis bolsas”

Mayorga estuvo conservando la calma durante la conversación y quedamos de vernos el jueves allá, cuando yo llegue, para entrar en mayores detalles.

“Te voy a invitar a cenar”, le digo, y responde, “no, yo te invito”, como si le hubieran dado el adelanto.