Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

ESPN.com
En el béisbol, todos amamos los números. Y amamos a nuestros héroes. Y eso nos lleva a Alex Rodríguez, un hombre que ha cometido un crimen que ni siquiera él mismo entiende: Un crimen contra la -alguna vez- orgullosa historia de su deporte.

Alguna vez, los números del béisbol solían significar algo especial y mágico. Y los hombres que lograron esos números eran figuras trascendentales en la vida de EU.

Pero ya no. Ya no más. Ahora hemos llegado al lugar triste y trágico donde los jugadores que no entren al Salón de la Fama sobresaldrán más que los hombres que están en Cooperstown. No hay que llorar por Alex Rodríguez. Estoy dispuesto a apostar ahora que él se unirá a la lista de peloteros que no llegarán a Cooperstown -- sin importar cuántos cuadrangulares más conecte.

El líder de todos los tiempos en cuadrangulares (asumiendo que el camino que lleva A-Rod lo lleve a eso) no estará en el Salón de la Fama. El hombre que rompió el récord de jonrones de Hank Aaron (Barry Bonds) no estará en el Salón. El hombre que rompió el récord de Roger Maris de jonrones en una temporada (Mark McGwire) no estará en el Salón. El hombre que fue alguna vez el derecho con más victorias en la era de pelota viva (Roger Clemens) no estará en el Salón.

Y, ¿quién sabe quién será el próximo? ¿Quién sabe cuáles otros nombres estarán en esa lista de muestras de orina incautadas? ¿Quién sabe cuáles carreras y reputaciones serán arruinadas en la próxima ronda de chismes? ¿Y la próxima? ¿Y la próxima?
¿Con qué se le podría comparar? ¿Las Medias Negras? Esto es peor. ¿Arreglo de juegos en el baloncesto universitario? Esto es peor. Nominen cualquier escándalo en la historia de los deportes. Y mi voto será para catalogar a éste como el peor.

Rodríguez era el único hombre en el planeta con la oportunidad de resucitar el récord más grande en los deportes. Él era el único hombre en el planeta con la oportunidad de reconstruir el puente sagrado de su deporte hacia los días de gloria.Y ahora él nunca podrá recuperar eso, sin importar cuántos corridos de cuadrangular haga por las bases.

Sin embargo, yo todavía tengo algún grado de simpatía por él. No podemos olvidar que estos resultados de pruebas se suponían que fueran confidenciales. Así que el que se hayan filtrado los resultados es -- particularmente sus pruebas -- vergonzoso por una parte, pero sospechoso por otra.

Yo también sé que él no está solo. Yo sé que hay otras 103 pruebas positivas en esa lista, y que podrían filtrarse en cualquier momento. Y sé que hay cientos de jugadores que nunca han fallado una prueba, que nunca han sido señalados, que nunca tendrían que salir a relucir en una conversación como ésta, que son tan culpables del uso de drogas para mejorar el rendimiento como los nombres que mencionamos y de los cuales conversamos tanto.

No lloren por lo que Alex se hizo a sí mismo.