Edgard Tijerino
  •  |
  •  |
  • END

Al revés y al derecho, ha sido el año de Kaká. Eso no admite discusión y lo ha confirmado la FIFA, al seleccionarlo ayer como el Jugador del Año, después de haber obtenido el balón de oro de France Football.

Resultados en mano, no hay forma de retar a Kaká, calificado además como un jugador completo, capaz de maniobrar serpenteando, pelear una pelota con autoridad y destreza arriba o abajo, entregar balones con precisión, saber utilizar los espacios vacíos, no temerle a los riesgos, desbordar y concretar. Lo complejo lo hace simple.

Pero, pese a toda esa suma de habilidades, ¿es el mejor jugador del planeta y sus alrededores?
Pienso que lo es Lionel Messi, una aproximación de Diego Armando Maradona. Messi es más atrevido y explosivo; su facilidad para desequilibrar es en estos momentos incomparable en el fútbol mundial; su dominio del balón es sencillamente magistral; su visión del marco y su olfato, impresionan a profetas y profanos; tiene más carga eléctrica, provoca un mayor contagio y me parece más incidente en el colectivo.

No es necesario tener la menor idea de lo que es el fútbol para levantarse de las butacas y admirar a Messi. Desde la cuna, ha sido el “ombligo” del show. Apenas tiene 20 años contra casi 26 de Kaká.

¿Dónde estaba el brasileño en las valoraciones hace cinco años?
Pero el jugador más genial no tuvo un mejor año que Kaká como productor de resultados. Casi salva al Barcelona de la debacle y aquellos tres goles contra el Real Madrid están por ingresar a la nueva edición de las Mil y una Noches. ¡Cómo brilló en la Copa America!.

Lo visto en este 2007 abre espacio para una rivalidad que beneficiará al fútbol en los próximos años, pero no apuesten contra Messi.

El pequeño argentino se encuentra en pleno crecimiento.

Dos desventajas: Messi es más propenso a ser dañado por el juego friccionado con tendencia a desembocar en lo sucio, por tener menos físico que Kaká, y como Diego, no tiene juego presencia en el juego aéreo.

Sin embargo, como Maradona, ha saltado encima de esos detalles con su inmensa destreza y sorprendente creatividad. Messi tiene más ingenio que cualquier otro jugador.

Una última relación: Messi está más cerca de lo que fue Maradona, que Kaká de lo que fue Pelé, utilizando a los dos más grandes referentes de este apasionante deporte.

dplay@ibw.com.ni