•  |
  •  |
  • END

Con los guantes y sin ellos, Román “Chocolatito” González ha demostrado que es capaz de manejar cualquier situación adversa con la prudencia del caso. Se puede comprobar.

A primera hora de la mañana de ayer, Román simplificó las críticas que se le han hecho sobre su preparación física, asegurando que “jamás le he quedado mal a nadie en la báscula, siempre he dado lo mejor de mí en cada pelea y eso esperen contra Francisco Rosas el 28 de febrero en Oaxaca”.

“El compromiso que tengo con Gustavo Herrera (entrenador) es dar menos de las 105 libras para la pelea. Acepté mi error y ya me reconcentré… Nadie me impone leyes, porque no soy un chavalito, lo que pasa es que pedí la mejores condiciones, soy un campeón y me lo merezco”, dijo el monarca de la AMB.

Por la tarde, González demostró sus buenas condiciones, pues en sesión de guanteo de 12 asaltos con sólo 30 segundos de descanso, ante Everth Briceño, Yáder Escobar y de último con José Aguilar, jamás bajó el ritmo de trabajo a pesar de que los dos primeros le impusieron pura metralla en cada uno de los rounds.

Briceño aguantó combinaciones poderosas, pero también soltó buenos jabs sobre Román, mientras Escobar recurría a golpes en corto aunque también salió con golpes contundentes.

“Para el 14 de febrero vamos a cumplir 120 rounds de guanteo de mucha exigencia, después vendrán algunos en los que recurriremos a velocidad. Todos estamos claros de que Román tiene problemas para dar el peso, pero el trabajo que se está haciendo es para no causar problemas a la hora que lleguemos a la báscula”, dijo Gustavo Herrera.