•  |
  •  |
  • END

Las reacciones del técnico del Diriangén, Martín Mena, fueron directas en contra del arbitraje del central Noel Vega y sus asistentes, a los que calificó de malos y culpables de la derrota de su club 2-0 ante el Real Estelí en el primer duelo de la final del Torneo de Apertura. “Tenemos que ser honestos, el arbitraje en nuestro país es malo, no sirve y por ahí andan algunos exhibiendo una escarapela FIFA que no sé quién se las regaló. No marcaron dos penales a nuestro favor y luego dicen que son los equipos los culpables de las cosas que pasan después de los partidos con tan malos arbitrajes”, comentó enardecido el estratega.

Sus señalamientos se dirigieron a la Federación Nicaragüense de Fútbol, a la que le pide un alto en el camino para el supuesto mal arbitraje del partido del domingo en Diriamba.

“Señores de la Federación no podemos seguir de alcahuetes con la sinvergüenzada de los árbitros. El que no sirva hay que sacarlo y dejar al que quiera ser honesto. Hagamos un alto en el camino y que no sigan defraudando a la afición algunos arbitrajes pésimos como los de hoy”, agregó Mena.

Sin embargo, el técnico diriambino reconoció que varios de los jugadores vendieron cara su inexperiencia en partidos de finales. “Sí pesó para algunos estar en su primera final pero es una experiencia que debe servirnos para buscar cómo sacar el partido en Estelí. Es cierto que será difícil pero no sería la primera vez que ocurra que el Diriangén le gana el título al Estelí en su estadio”, expresó.

En la otra acera, Otoniel Olivas no resaltó el arbitraje como lo que definiera el encuentro, sino que el trabajo de equipo que lucieron sus pupilos en todo el partido.

“Hay que resaltar el trabajo del Estelí. Fuimos aplicados en todas las zonas. No permitimos aplicación del fútbol y eso nos dio todas las ventajas del partido. No creo que otra cosa distinta a eso halla sido clave para que se definiera el partido a nuestro favor”, dijo Olivas.