•  |
  •  |
  • END

Cuando se trata de un “clásico” donde está en juego mucho más que los tres puntos, la presión suele subir más de la cuenta y a veces la senda para encontrar el punto de equilibrio es tan frágil que termina desquebrajando el ritmo que llevaba un club previo a ese encuentro.

Algo similar ocurrió este domingo con el Diriangén en el duelo de ida de la final del Torneo de Apertura frente al Real Estelí en la derrota 2-0 en Diriamba.

Los blanquinegros jamás encontraron su punto de equilibrio, al parecer por varios factores. Dos de los más importantes fueron la presión que significó para algunos de sus jugadores estar en su primera final del fútbol casero y los errores defensivos que sirvieron en bandeja los goles de Ricardo Vega al minuto 59 y de Franklin López, 20 minutos más tarde.

Mientras en la otra acera, Estelí, con un grupo bien compacto y sobre todo muy disciplinado tácticamente hablando en todas sus líneas, impuso su experiencia de más de cuatro finales juntas y con un trabajo de mucha presión en la media cancha, dejó con pocas opciones a su acérrimo rival.

Lo mejor del partido estuvo en el primer tiempo, mostrando a dos equipos dispuestos a no ceder terreno, aunque Diriangén lucía más tímido en el ataque y comenzaba a mostrar sus primeras carencias que se acentuarían según avanzaran los minutos.

Varios de sus hombres claves, como Marcos Méndez, Gabriel Álvarez, Raúl Leguías y César Salandia, parecían desconectados del resto.

Para ser más claro, se les vio bien poco con balón, pero hay que darle también crédito al trabajo de Elmer Mejía, Franklin López, Aníbal Martínez, Sergio Iván Rodríguez e incluso Rudel Calero, que fueron responsables de esa poca actividad.

El Real Estelí no sólo mantuvo la iniciativa, también las mejores oportunidades de gol desde el primer período, con Martínez y Vega, cuando recibieron balones frente al marco con una claridad única para disparar al portero Denis Espinosa. Pero los dos fallaron increíblemente.

Diriangén, que lució pocos destellos, encontró en Silvio Avilés a su mejor hombre en la zaga, atajando varios conatos ofensivos de los norteños, y ante esa carencia defensiva, el Diriangén recurrió mucho a adelantar su línea para sacar de juego a los atacantes.

De esa manera se produjeron los goles. Vega recibió un balón extraordinario de Martínez para sólo halar el gatillo, sacando ventaja de su posición habilitada. Mientras López en la decisión más polémica del juego, también salió en buena posición para anotar el segundo tanto.

Diriangén se fue encima de los norteños después del primer tanto, pero una vez más Estelí lució que no había manera de vencerlos.

Ahora el reto luce más difícil para los diriambinos que no sólo llegan en desventaja por la derrota 2-0, sino que perdieron a sus dos mejores hombres para el juego de vuelta en Estelí: el defensa Silvio Avilés y su goleador César Salandia, ambos por acumulación de tarjetas.