•  |
  •  |
  • END

Por lo general, la primera conferencia de prensa del campo de entrenamiento de primavera de los manager se concentra en cómo se están armando los equipos, qué es lo que se espera del campo de entrenamiento y las batallas que se presentarán por algunos puestos.

Sin embargo, las pasadas semanas no han sido nada normales para el manager de los Dodgers de Los Ángeles, Joe Torre. Entre las recientes revelaciones sobre el tercera base de los Yankees de Nueva York, Alex Rodríguez, el libro de Torre y la interminable saga del agente libre, Manny Ramírez, las preguntas sobre el plantel de los Dodgers pasaron a un segundo plano en la reunión con los medios que duró 50 minutos.

“Me entristeció mucho escuchar eso”, dijo Torre, quien señaló que no habla con Rodríguez desde que el tercera base de los Yankees confirmó el consumo de esteroides. “Me pone contento que Alex lo haya admitido. Lo conozco y sé lo orgulloso que está de lo que es y de hasta dónde ha llegado con trabajo duro. Sé que es importante seguir sumando números para él, ya que tiene la posibilidad de hacer algo especial. Pero ahora sus logros se verán manchados porque las personas no olvidan estas cosas.

“Alex Rodríguez está en excelente forma. Sé lo duro que ha trabajado y la devoción que siente por este juego. Me entristece mucho que haya sucedido esto”.

Torre también fue muy claro cuando preguntó por los otros 103 nombres que salieron positivos en la prueba de esteroides de 2003. “¿Necesitamos que haya más nombres en esa lista para darnos cuenta de que hay un problema?”, preguntó.

“(El béisbol) deberá ser fuerte y salir adelante. Para mí, lo más importante es recuperar la confianza de los fanáticos, y eso no es algo que ocurrirá de la noche a la mañana. Cada vez que alguien logre algo, se preguntarán si hay algo más detrás de eso”.

Torre también dijo que es ingenuo por momentos porque quiere confiar en las personas.

Dice que cuando se hizo cargo de los Yankees en 1996, “nada pareció estar fuera de lugar”.

A pesar de la cantidad de jugadores que manejó en el Bronx que han estado vinculados a drogas que aumentan la capacidad física, como: Rodríguez, Andy Pettitte y Roger Clemens, y dice que eso no resta importancia a lo que el equipo logró en cuatro títulos de Serie Mundial.

El gerente general, Ned Colletti, y el equipo completo de entrenadores estuvieron en la reunión con la prensa en una noche que Colletti definió como “un día histórico para la organización de los Dodgers”, con la apertura de sus nuevas instalaciones en West Coast. Pero la atención estaba centrada en otro lado, al punto que Colletti y sus entrenadores se retiraron después de que quedó evidenciado que las preguntas iban a tener que ver con lo que había ocurrido fuera del campo de juego.

Torre tuvo entonces que responder más preguntas sobre su libro y su punto de vista sobre las críticas de que rompió el código de los vestuarios de una novena.

“Si me preguntas si he violado alguna norma o código, mi opinión es que no”, dijo Torre.

“He sido extremadamente cuidadoso. Si hay algunas personas que se fastidiaron por lo que dije … no puedo hacer nada”.

Por supuesto, la historia importante dentro del campo de juego en Dodgertown West no es quién estará en el campo de entrenamiento sino quién no estará. Torre dijo que el martes fue la última vez que habló con Manny Ramírez y que “todavía se siente bien y está trabajando duro todos los días”.

“Espero a Ramírez en los Dodgers”

A pesar de que aclaró que se iba a sentir “muy sorprendido” si Ramírez no se ponía el uniforme de los Dodgers esta temporada, agregó: “Ramírez tiene que hacer lo que sea mejor para su familia. Se lo he dicho en más de una oportunidad”.

Mientras se prepara para comenzar su segundo año con los Dodgers, Torre confesó que prefiere contar con Ramírez antes que quedarse con el dinero que le tiene que pagar e invertirlo en otros jugadores, porque “en nuestra situación, Manny ha demostrado ser efectivo y seguirá siéndolo. Su presencia hace que los jugadores que están a su alrededor eleven su desempeño y además le quita presión a los jugadores jóvenes”.

Torre elogió la ética de trabajo de su jardinero izquierdo de 2008 y no cree que perder un poco de tiempo del campo de entrenamiento influirá demasiado en estas instancias, pero “si sigue así durante un par de semanas más sí podría influir. No en su estado, sino en los turnos al bate”. “Ya veremos qué es lo que ocurre”, dijo Torre, “si no está, deberemos arreglarnos con lo que tenemos”.