•  |
  •  |
  • END

Después de su última sesión de entrenamiento ayer por la mañana, el campeón mundial Román “Chocolatito” González viajó a México por la tarde, pesando 108 libras, no precisamente el plan que estaba previsto, pero tampoco creen que será un problema marcar las 105, en cinco días que restan para subirse a la báscula para la defensa contra Francisco “La Chiquita” Rosas.

“No se alarmen por el peso, porque voy bien y con tiempo. La preparación que llevo es mejor que la que tuve para pelear con Yutaka Niida, estén seguros de eso. Ya verán que haré las105 libras requeridas el día del pesaje, o quizás menos”, dijo el púgil antes de subir al avión con su entrenador Gustavo Herrera y el matchmaker de Prodesa, Alexander Marín. Se veía tranquilo al joven campeón a pesar de que le esperan los días más complicados para bajar las últimas libras, las que más cuestan.

“Con Román tenemos una gran ventaja, por su organismo. Basta que no cene un día y amanece dos libras abajo del peso en que estuvo la noche anterior. Claro, me hubiera gustado que saliéramos en 107 pero no es una exageración. Podemos manejar ese peso”, agregó Gustavo Herrera.

En todo el viaje rumbo a México no consumiría ningún alimento, aunque llegando a Oaxaca por la noche, comerá algo ligero para no sacrificar el cuerpo.

Con la llegada al Distrito Federal también le esperaba una buena noticia a Román, pues su equipo de trabajo recibiría un vídeo de un combate de Rosas para estudiarlo hoy con Gustavo Herrera.

“Sé que Rosas espera ganarme y es lo normal. Tiene derecho a hablar todo lo que quiera y quizá se anime porque está en su país. Pero yo voy a hacer mi trabajo, combinando mis manos, sacándolo de su ritmo. Es muy difícil ganarme a mí en las condiciones que llevo”, dice Román.

“Chocolatito” no aseguró que vaya a noquear a Rosas pero está convencido de que si se faja sufrirá mucho.

“Se va a caer muchas veces si se faja conmigo, porque va a sentir mis manos. Si es aguerrido como él dice, también se va a encontrar con alguien que lo es y que tiene muchas ganas de ganarle sin importar que esté en su casa”, explicó el monarca de las 105 libras de la AMB.

“Ya me he enfrentado a peleadores aguerridos como (Hiroshi) Matsumoto y (Javier) Murillo, y la verdad es que no tenía la preparación que tengo ahora. Esta vez será distinto si Rosas cree que puede hacer lo mismo”, concluyó.

Al equipo de trabajo se sumará hoy uno de los apoderados de Román, Fernando Sánchez, quien estará pendiente de todo lo que necesita el campeón antes, durante y después del combate titular.