•  |
  •  |
  • END

LUIS E.RANGEL / El Nuevo Herald
Hace menos de una década, República Dominicana y Puerto Rico eran los principales rivales de la pelota en la cuenca del Caribe. En este mes de marzo, ambas selecciones esperan renovar aquellas batallas en el marco del Clásico Mundial de Béisbol.

Ambos equipos son los principales aspirantes del Grupo D, que se llevará a cabo en el estadio Hiram Bithorn de la capital boricua.

Junto a ellos, Panamá y Holanda buscarán voltear la mesa de la lógica para tratar de avanzar a la segunda fase que en este caso tocaría en el Dolphin Stadium de Miami.

A continuación una evaluación de cada uno de los equipos:

♦ República Dominicana: Es el favorito lógico no sólo para ganar este grupo sino también para coronarse en el torneo. Sin embargo, ha sido -junto a Venezuela- el equipo más afectado por las deserciones de peloteros.

Para completar el ambiente en Dominicana puede estar enrarecido con la participación de Alex Rodríguez, cuyas declaraciones en las que decía que obtuvo sustancias ilegales en Santo Domingo seguramente no cayeron muy bien entre los peloteros de Quisqueya.

Aún así, el conjunto de la isla tiene el talento y la profundidad suficiente con jugadores como el Marlin Hanley Ramírez para avanzar a la segunda fase e incluso, por ese extra que siempre ponen los jugadores dominicanos cuando tienen el nombre de su país en la camiseta, pudieran incluso optar por el título del torneo.

♦ Puerto Rico: El conjunto boricua llega con pocas bajas y esta será su mayor ventaja. La ofensiva estará encabezada por los respetables bateadores Carlos Delgado y Carlos Beltrán, además de contar con el mejor cuerpo de receptores de todo el torneo con Geovany Soto, Yadier Molina e Iván Rodríguez.

El pitcheo sufrió la ausencia de Joel Piñeiro, pero aún así, el trío formado por Javier Vásquez, Ian Snell y Jonathan Sánchez puede realizar un trabajo eficiente.

Con un conjunto balanceado, los boricuas buscarán mejorar su actuación de 2006, cuando se quedaron en la segunda ronda.

♦ Panamá: Es un equipo que si bien no tiene muchos nombres, entre los pocos sobresalen Carlos Lee y Carlos Ruiz.

El conjunto del istmo cuenta con peloteros como Rubén Rivera, Manuel Corpas y José Macías, veteranos del Caribe que pueden hacer diferencia en este tipo de eventos.

Aunque pudiera no parecer una amenaza muy seria, Panamá es un equipo que no se puede menospreciar, y sólo basta recordar que en la edición pasada estuvo a sólo un out de eliminar a Cuba en la misma primera fase.

♦ Holanda: Ni siquiera el que pudiera ser considerado la Cenicienta del grupo ha escapado a las deserciones. Grandeligas como Jair Jurrjens, Shairon Martis y Roger Bernadina optaron no jugar y dejaron al equipo con menos opción incluso de avanzar en un grupo bastante difícil.

Aunque el conjunto europeo está poblado de buenos prospectos tendrá pocas opciones de viajar hacia Miami y de superar la actuación de 2006, cuando ganó al menos un partido con un no hit no run de Martis.


♦ Pronóstico: República Dominicana y Puerto Rico deben avanzar a la segunda ronda, sin descartar por completo a Panamá.