•  |
  •  |
  • END

El Nuevo Herald

Ozzie Guillén llega a su sexta temporada como entrenador de los Medias Blancas de Chicago y una opinión o una anécdota --con un frecuente sazón de irreverencia-- nunca están de más.

El primer día en que el equipo estuvo completo en las prácticas de este año, Guillén pronunció su mensaje inicial ante veteranos y novatos. La voz del entrenador resonó entre los muros de la nueva instalación de prácticas de los Medias Blancas.

"Los que nunca han jugado con nosotros se sintieron un poco impactados por la forma en que hablé, pero quise exponer claramente mi posición sobre el equipo'', señaló el entrenador nacido en Venezuela.

"Uno de sus mejores'', dijo el veterano Mark Buehrle sobre el mensaje de Guillén. “Después de escucharlo tantos años pareciera que es lo mismo, pero en éste tuvo muchas más risas de lo que acostumbra”.

Una vez que Guillén terminó, los Medias Blancas tuvieron una sesión de calentamiento y luego el entrenador llevó a los veteranos A.J. Pierzynski, Paul Konerko, Jim Thome y Jermaine Dye a su oficina para un intercambio de opiniones.

"Es franco, nos dice cómo están las cosas. No va a ponerse a decirte mentiras y luego hablar a tus espaldas'', indicó Dye sobre Guillén. "Si les haces una pregunta, te la responde. Y eso es lo que desea el jugador, que le sea honesto''.

Guillén decidió conversar con los cuatro veteranos de la formación que ganó el campeonato en el 2005 para preguntarles su parecer, conocer sus ideas sobre cómo podría dirigir mejor al equipo y pedirles que estén atentos a cualquier problema que surgiera. Pero de ninguna manera con la intención de pasar más tiempo en su oficina.

"No, no, soy el líder de este equipo. Soy el rostro de esto'', explicó Guillén. ‘‘Tenemos más muchachos que antes, y espero que nos ocupemos de estos chicos''.

Guillén, quien una vez dijo que jamás dejaría de responder a inquietudes mientras fuera entrenador, está tan abierto como hace cuatro años cuando llevó a los Medias Blancas a su primer título de la Serie Mundial en 88 años.

"La organización de los Medias Blancas, mientras yo sea el entrenador, no tendrá secretos. Por eso me meto tanto en problemas'', dijo.