•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una victoria en el mejor de los casos o un empate como mínimo, es lo que necesita el Real Estelí esta tarde (3:00) contra la UNAN-Managua, en el último desafío de la fase Cuadrangular del torneo de Apertura de futbol de Primera División. Simultáneamente, en el Estadio Olímpico de San Marcos, el local Caciques del Diriangén enfrentará al Club Deportivo Walter Ferretti, ambos con la mente puesta en conseguir un triunfo y pendientes del resultado de los norteños.

En el Estadio Independencia, el equipo que dirige Otoniel Olivas querrá ponerle sello al campeonato, para ello debe lograr al menos un punto, lo cual no se ve tan distante considerando que su rival en turno apenas ofreció resistencia en esta etapa y, en papeles, no parece ser el equipo que frustre los planes del poderoso conjunto rojiblanco, dominante desde que el inicio del certamen y que incluso podría acabar invicto.

El zaguero esteliano Manuel Rosas, uno de los principales pilares del “Tren del Norte”, describe el partido de hoy como una “final”, consciente que dependen de sí mismos para consagrarse o dar paso a una hipotética final contra el vencedor del duelo entre Caciques y Ferretti, salvo que empaten. “Realmente enfrentamos este juego como el último del año, el objetivo es celebrar el título en nuestro estadio”, dijo el jugador.

“Ha sido un buen torneo, con altos y bajos en el rendimiento, pero logrando resultados importantes, aún no hemos perdido y esperamos que esta vez no sea la excepción. Contra la UNAN debemos dejar una buena impresión, queremos que la gente se vaya satisfecha, no se trata solo de ganar o empatar, estamos obligados a darle a nuestra afición un gran resultado, basados en un buen juego”, aseveró Rosas.

NO HAY OTRO DÍA

Sin embargo, el defensor norteño no resta mérito a sus rivales en turno, está claro que los universitarios “son peligrosos por la forma que pelean el balón y la dinámica efectiva para llegar a marco rival en contragolpe”. Por ello, reconoce que el Real Estelí debe tener la misma actitud “jugando con entrega, dominio, intensidad, disposición y ser efectivos para concretar las opciones de gol que tengamos”, dijo.

Mientras norteños y académicos se enfrenten en el estadio Independencia, Diriangén y Ferretti se medirán simultáneamente en el campo del Olímpico de San Marcos. La misión de ambos clubes es una: ganar.

Un empate los dejaría sin posibilidad alguna de forzar una final contra el Real Estelí, que acabó líder de la temporada regular, pero un revés de los norteños, sumando a un triunfo ya sea del Ferretti o Diriangén, mandaría al vencedor a disputar el título del Apertura contra los estelianos en partidos de ida y vuelta.

Para evitar ese hipotético escenario, Rosas admitió que están enfocados únicamente en el triunfo, descartando de cualquier forma que suceda esa probabilidad. “Uno pone y Dios dispone, pero nosotros no hemos pensado en una final, la nuestra es hoy. Nuestra mente está puesta en el juego contra la UNAN únicamente, después de ese partido veremos qué pasa, pero de momento no hemos hablado sobre otro juego”, aseveró el zaguero norteño.