•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Chelsea, liderado por un magnífico Diego Costa, autor de un gol y una asistencia, asaltó ayer el Etihad Stadium y derrotó con justicia a domicilio al Manchester City (3-1) para sumar su octava victoria consecutiva en liga y ampliar su diferencia en lo más alto de la Premier League.

Llegaban los hombres de Antonio Conte al coliseo ‘Citizen’ en su mejor momento de la temporada, en lo más alto de la tabla y sin perder en Premier desde el pasado 24 de septiembre.

A los 14 minutos llegó la primera aproximación con peligro de los visitantes, después de que Hazard aprovechara un mal despeje de la zaga para soltar un derechazo desde el balcón del área que se marchó desviado por poco.

Respondieron los hombres de Guardiola solo cinco minutos después, cuando Agüero recogió la redonda en la frontal, se giró y lanzó un zapatazo con la zurda que envió a saque de esquina un buen posicionado Courtois.

A falta de escasos segundos para el descanso, el City logró abrir la lata: buena jugada entre Silva y Agüero, que abrió a la derecha, donde Navas encaró a Marcos Alonso y soltó un centro que tocó en el pie derecho de Cahill y se introdujo en la meta defendida por Courtois.

Costa aparece

Salieron en el segundo tiempo los londinenses con otra actitud y entre Diego Costa y Hazard se echaron el equipo a la espalda para intentar obrar la remontada.

Fue después de un par de ocasiones claras del City que dio su primer golpe el Chelsea. Kevin De Bruyne, negado de cara a gol ayer, tuvo en sus botas dos goles claros, pero perdonó una y otra vez.

No perdonó Costa en el minuto 60, en su primera ocasión clara del encuentro, subió el 1-1 al marcador del Etihad: el internacional español recibió un pase largo de Fàbregas a la espalda de Otamendi, se quitó de encima al defensor y definió al palo corto de un Bravo que hizo la estatua.

Diez minutos después, tras una oportunidad desperdiciada por Agüero, la enésima del City, se pasó del posible 2-1 al 1-2. Magnífico contragolpe de los de Conte liderado por Hazard, quien cedió a Costa y este puso el balón entre líneas a Willian, que batió en la salida a Bravo y dejó el encuentro prácticamente visto para sentencia.

En el tiempo de descuento el Chelsea dio el golpe definitivo al City, cuando Hazard recogió un pase largo de Alonso para montar una contra excepcional, superar a Kolarov en velocidad y mandar el balón al fondo de la red para subir al luminoso el definitivo 1-3.