•   Managua, Nicaragua.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Sin haber jugado una final, el Real Estelí se tituló en el Torneo de Apertura de la Liga Nicaragüense de Futbol (LNF). El triunfo de 1-0 contra la UNAN-Managua ayer en el Estadio Independencia, le permitió a los norteños garantizar el primer lugar de la cuadrangular final con 12 puntos, asegurando el campeonato.

El único gol del partido lo marcó Emilio Navarro en el minuto 21, con un disparo de pierna izquierda que se coló en el poste derecho del arco rival. Estelí cumplió con ganar, era lo que necesitaba para no arriesgar la corona, evitando una final forzada contra el Walter Ferretti (11 puntos), que hizo su trabajo goleando 4-0 al Diriangén en San Marcos. El resultado le sirvió a los capitalinos, la victoria norteña consumó cualquier posibilidad de evitar la coronación.

Cambiar formato

Es difícil comprender como los directivos de equipos aceptaron este nuevo formato en el que desaparecen las semifinales y final directa. Si bien es cierto, el nuevo sistema de alguna manera premia la regularidad de un onceno, en este caso Estelí, porque se mantuvo líder durante la etapa regular, le quita emoción al torneo.

Es ilógico conquistar un título sin jugar una final. Inventar una cuadrangular en la que el resto de equipos que no lograron el primer lugar se vean forzados a ser líderes, es una locura total. Automáticamente se les quita un alto porcentaje de posibilidad a los conjuntos más pequeños de lograr una sorpresa. La liga tendrá que hacer un análisis después del torneo, viendo si realmente tiene sentido continuar con ese sistema de competencia. 

Estelí no tiene la culpa del formato. Tampoco eso le resta méritos a su corona, claro que no. Han triunfado porque hicieron mejor el trabajo que el resto. Lo más impresionante es que finalizó la etapa regular con 14 victorias y 4 empates, mientras que en la cuadrangular sumó 3 triunfos y 3 empates. En total sumó 17 éxitos y 7 juegos igualados, coronándose invicto. 

Según el estadista Mariano López, periodista y gran historiador del futbol nacional, solamente cuatro equipos han conseguido ganar invictos un campeonato: el Diriangén en 1941, 1954 y 1969. También el Flor de Caña en 1966, 1967 (8); la UCA en 1968, 1976 y 1978; Santa Cecilia en 1974 y el Real Estelí (Apertura 2003, Clausura 2004 y Apertura 2016).