•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El aro sacudido furiosamente por los disparos de Klay Thompson, temblaba y aullaba en la Arena de Oakland. El público de pie no podía creerlo. Un huracán estaba azotando la cancha. Esos 60 puntos en 29 minutos, con una frecuencia de 2.07 por minuto, comparable con el 2.08 de Wilt Chamberlain en la noche histórica de sus 100 puntos, todavía una cifra récord, solo atacada por los 81 de Kobe Bryant, era algo fantasioso. ¿Hasta dónde hubiera llegado Thompson si el técnico Steve Kerr lo deja suelto en el último cuarto en lugar de sentarlo? Nadie lo sabe. Recuerden que hace dos años Thompson fue capaz de 37 puntos en un cuarto.

Hay noches que quedan grabadas en mármol, como esta que vivió Thompson mientras los Warriors masticaban a los Pacers 142-106, fijando su balance líder en la Conferencia del Oeste en 18-3, quizás sin pretensión de volver a ganar más de 70 juegos en esta temporada. Jugando para un equipo que coloca sobre el tapete a Kevin Durant y Stephen Curry, la preocupación por Thompson no era mayor, hasta que fue total. Es la ocasión número 66 en que se registran 60 o más puntos en un juego, dos veces en Playoffs, ejecutorias realizadas por Michael Jordan y Elgin Baylor.

Carmelo Anthony y LeBron James son los únicos artilleros activos que han superado ligeramente los 60 puntos. El máximo de Curry es de 54, igual que el de Kevin Durant. El año pasado en su despedida, Kobe Bryant marcó 61. Solo con una actuación fuera de serie se puede llegar tan largo. LeBron y Anthony lograron sus elevaciones en el 2014. Cuando Chamberlain anotó los 100 puntos, estuvo en acción a lo largo de 48 minutos aquel 2 de marzo de 1962.

El impacto provocado por Thompson ocultó parcialmente el sexto triple doble consecutivo y número once en la campaña de Russell Westbrook, el as de espadas del Thunder de Oklahoma. Uno más y se abrazará con la racha de siete establecida por Michael Jordan. Sin el acompañamiento de Kevin Durant, el encendido Westbrook está dibujando una temporada de Más Valioso, aunque Oklahoma se vuelva a quedar corto.