•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La aurora del 2016 no fue uno de los mejores momentos en la trayectoria de Pablo Sandoval, ya que los Medias Rojas optaron por darle la antesala como titular a Travis Shaw, pero el canje realizado por Boston el martes en las Reuniones Invernales le devuelve prácticamente la esquina caliente al “Panda” venezolano.

Shaw, la promesa hondureña Mauricio Dubón y el lanzador de las ligas menores Josh Pennington fueron enviados de los Medias Rojas a los Cerveceros de Milwaukee por el relevista Tyler Thornburg y consideraciones futuras.

Thornburg, que salvó 13 juegos con Milwaukee en el 2016 y que ha venido mejorando paulatinamente su efectividad en las tres temporadas recientes, es la figura central de ese canje, porque pudiera hacer el excelente trabajo que actualmente ejecutaba con Boston el japonés Koji Uehara, pero indirectamente la transacción es un visto bueno para Sandoval.

El antesalista del futuro de los Medias Rojas aparentaba ser el cubano Yoan Moncada, pero la promesa de la Perla de las Antillas y Más Valioso del Juego de Futuras Estrellas del 2016 en San Diego, fue canjeado horas más tarde a los Medias Blancas de Chicago en la transacción por el estelar abridor zurdo Chris Sale.

Horas bajas

Héroe de la Serie Mundial del 2014 con los Gigantes de San Francisco y firmado por cinco temporadas más una opción con los Medias Rojas, Sandoval vio bajar su promedio de por vida por más de 40 puntos al batear .245 en el 2015 y se vio limitado a solamente tres juegos en el 2016 por una operación de hombro.

No obstante, el antesalista de Puerto Cabello, Venezuela, se preparó muy bien en su etapa post-operatoria al punto de que a fines de esa campaña se comentó que pudiera ser habilitado por los Medias Rojas para la postemporada.

Con miras al 2017, Sandoval perdió más peso que nunca antes y lo más importante es que su preparación física ha sido envidiable.

A diferencia de sus años estelares con San Francisco, empero, no le van a dar la esquina caliente en Boston en bandeja de plata. Ya el presidente a cargo de operaciones beisboleras de los Medias Rojas, David Dombrowski, adelantó que el venezolano va a tener que ganarse el puesto, pero ese canje de Shaw es una puerta abierta hacia su posible retorno al primer plano en la Gran Carpa.

“Ha trabajado bien duro para ponerse en condiciones envidiables, prácticamente no salió de nuestro complejo en la Florida y se ha recuperado muy bien de su operación”, elogió Dombrowski. “No hay garantías para nadie de que va a jugar, pero me gusta el punto muy bueno al que ha llegado por su gran esfuerzo”.