•  |
  •  |
  • Edición Impresa

No mencionó un solo nombre porque ya sabe la gente quienes son los que buscan, pero si por algo volvió Julio César Chávez Jr. a meterse de lleno en el gimnasio y con un compromiso que hace tiempo no tenía es porque tiene en la mira las peleas grandes. Y sí, son con Canelo, Golovkin o alguno de los campeones de peso súper medio.

En entrevista con ESPN, el peleador sinaloense que fuera el primer campeón mundial de peso medio en la historia del boxeo mexicano, dijo que su misión este sábado cuando se enfrente al alemán Dominik Britsch en la Arena Monterrey está en demostrar que merece esas peleas, pues el boxeo le ha dado la mano de tomar un segundo aire y no quiere dejarlo pasar.

“Quiero pelear con los mejores, los peleadores que la gente quiere ver, es donde está el negocio y la manera  que la gente te vea más, las peleas buenas son las que quiero, con los campeones, con los conocidos, ya no cabe mencionar los nombres que la gente quiere que pelee con ellos”, estableció el sinaloense de 30 años.

“Ojalá que después de esta pelea se venga una grande, porque si no, yo creo que ya no estoy para andar haciendo peleas así de nada más de pelear por pelear, creo que pelear con los mejores es lo que quiero, pero mi enfoque es ganar el sábado, ya ganando el sábado ya todos nos sentaremos y veremos lo que sucede, tal vez me dan ganas de retirarme y me retiro”, compartió.

En gran condición

Julio dijo que el sábado estará por primera vez al ciento por ciento en mucho tiempo. En una nota aparte con ESPN aseguró que estar a 4 libras del peso para la pelea y eso es algo extraño porque algunas veces tenía que rebajar hasta 22 libras en una semana y eso se quedó ya atrás.

Julio César, que se dijo contento por tener la oportunidad de pelear en México, opinó que actualmente el boxeo mexicano tiene buenos representantes, pero algunos no están dispuestos a tomar riesgos que le gustan a la gente, que es lo que al final repercute en lo que piensan de tal o cual peleador. “Estamos en una etapa difícil por la mercadotecnia, por la forma rara en que entró al boxeo, ya no hay como un ídolo, pero es por ese cambio y también muchos andan peleando por pelear, ya no lo que quiere la gente, es puro negocio y hay que combinar un poquito, hay que arriesgar para que la gente compre las cosas, a la gente no le gusta que le vendan cochinadas”, sentenció.