•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nemesio Porras fue grande como jugador y como dirigente no le ha quedado holgada la camisa al frente de la Federación Nicaragüense de Beisbol Asociada (Feniba), institución deportiva que dirige desde el 2012 tras la renuncia repentina de Adolfo Marenco.

El camino de cuatro años ha sido difícil, pero con un trabajo ordenado y coordinado ha dado resultados positivos con las selecciones menores en las competencias internacionales donde se ha ganado múltiples medallas de oro, plata, bronce, y hasta un cuarto lugar en un mundial.

A nivel nacional su esfuerzo junto con el resto de personas que colaboraron día a día fue recompensado el pasado lunes, cuando arrasó con los premios Dirigente, Deporte y Federación del Año en la elección que realiza anualmente la Asociación de Cronistas Deportivos de Nicaragua (ACDN).

“Estoy muy contento, pero es un trabajo en conjunto que involucra al Gobierno por su gran apoyo, a los padres de familia que son pieza vital en el ánimo de los peloteritos y cada uno de los miembros de la Feniba como técnicos”, afirmó con la humildad que caracteriza al último mejor inicialista de la pelota nacional.

El galardón que ganó por tercer año consecutivo Porras no se lo esperaba, pero agradece el reconocimiento a su labor. Él es de la idea que segundo a segundo, minuto a minuto es de puro trabajo, porque a la par están otros dirigentes que también multiplican esfuerzos para sacar adelante las disciplinas deportivas que tienen a su cargo.

“Sé que hay una serie de presidentes de otras federaciones que están haciendo y multiplicando esfuerzos para realizar un buen trabajo, pero nosotros también lo hicimos durante este año”, agregó el dirigente deportivo.

DISTINTOS TRABAJOS

El otrora gran bateador zurdo recuerda que el beisbol ha sido su pasión eterna. Sus funciones como pelotero y ahora como máxima cabeza del beisbol pinolero son dos etapas distintas, pero con un mismo enfoque: trabajar duro para desarrollar y dar lo mejor del beisbol casero.

“Como pelotero estaba enfocado en tratar de rendir y ayudar al equipo, era un esfuerzo que tenía su límite por dos funciones. Ahora es diferente, porque tengo más apertura y también en aportar mis ideas, en conjunto con varias personas, para ayudar y desarrollar el talento de los niños y jóvenes”, argumentó el jugador, que por muchos años lució el número 14 con la camiseta de los Indios del Bóer.

“En el 2017 realizaremos gestiones para mantener y darle seguimiento al beisbol, que hoy en día está más sólido por los resultados que hemos obtenido y también por los peloteros que hemos firmados para distintas organizaciones de Grandes Ligas”, apuntó.

Sobre su trabajo, Porras apunta que todo lo que sea reconocimiento a su labor es bienvenido. “La verdad, ha sido una experiencia maravillosa y no me puedo quejar. Lo disfruto porque uno lo hace con amor y entrega. Reitero, es un trabajo de todas las personas que me rodean y apoyan. Aunque el comisionado Adolfo Marenco no está al frente, siempre cuento con sus consejos y apoyo”, finalizó el destacado dirigente.