•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los Yanquis, que antes del 31 de julio soltaron al cubano Aroldis Chapman junto con Andrew Miller, dos de los más fulminantes rematadores del beisbol, cuando el equipo todavía tenía posibilidad de remar contra la corriente, han asegurado al cubano en una recaptura que lo atará a esa franquicia por cinco temporadas y 86 millones de dólares. Se trata de un promedio de 17 millones, superior al máximo salario del panameño Mariano Rivera, que fue de 15 durante cuatro de sus últimos seis años.

Trabajando en la pasada campaña para los Yanquis y los ganadores de Serie Mundial, Cachorros de Chicago, Chapman registró balance de 4-1 con 36 rescates, dos menos que su cifra mayor de 38, conseguida dos veces para los Rojos en 2012 y 2013, con 1.55 en carreras limpias, mejor que los porcentajes en efectividad de Rivera en 17 de sus 19 temporadas, excepto en 2005 y 2008, cuando el panameño mostró cifras resplandecientes de 1.38 y 1.40.

CHAPMAN MAYOR DESGASTE

Sin embargo, Chapman, un pítcher que lanza rayos por encima de las 100 millas, está más propenso al desgaste para extenderse hasta los 43 años de Mariano en el 2013, su última campaña, con 6-2 en balance, 44 rescates –elevación todavía no alcanzada por Aroldis- y 2.11 en carreras limpias. Sin duda, un alarde por parte de esa escopeta derecha anti-oxidante. Va a ser difícil, muy difícil que Chapman se aproxime a la dimensión e incidencia conseguidas por el “as” canalero, salvador de 652 juegos en su carrera, con nueve temporadas salvando más de 40 juegos, incluyendo una de 50 en el 2001 y otra de 53 en el 2004.

La recta final de la campaña del 2016, le demostró a los Yanquis, que el brazo de Dellin Betances no era suficiente, y después de ver la postemporada por televisión, se lanzaron en busca de un rematador mirando hacia Chapman, por quien habían obtenido a tres prospectos de los Cachorros ( Rashad Crawford, Billy McKinney y Gleyber Torres), más Adam Warren, un abridor con registro de 20-19 en cinco años y 3.63 en efectividad. Finalmente lograron atraparlo aprovechando que los Cachorros desistieron y los Marlins se quedaron cortos en su pretensión de ofrecerlo a la comunidad cubana, alejada del nuevo Estadio, y ahora golpeada por la pérdida de José Fernández.

CIFRAS PARA ESPECULAR

Al cumplir los 28 años que tiene Chapman con 182 rescates, y cuatro campañas seguidas de 33 o más, el panameño Rivera no había llegado a los 100. Y es que Chapman lanza desde los 22 y Mariano debutó a los 25 como abridor y relevista. Ninguno de ellos registra salvamentos en su primer año, con Chapman logrando su primero en su segunda temporada a los 23 años y Rivera firmando 5, antes de saltar bruscamente a 43 en su tercera campaña, sin detenerse hasta que sufrió una afectación en el 2012, un año antes de cerrar su carrera con 44 y decidir meter su brazo en la caja fuerte. No creo que Chapman esté pensando en arrimarse a las 652 vueltas de tuerca.

Obviamente los Yanquis esperan de él cinco años grandiosos. En cifras, más de 40 rescates, menos de 2.00 en efectividad cada campaña, promedio de casi ponche y medio por inning, y algo así como los dos jonrones que le conectaron el año pasado en 59 relevos y 58 entradas. El más entusiasmado por el retorno de Chapman a la Gran Manzana, debe ser Masahiro Tanaka, quien intenta ser el primer japonés ganador de 20 juegos en la Gran Carpa, registrando 14-4 durante este 2016 a lo largo de 31 inicios.

Chapman ¿otro Rivera? Es difícil, muy difícil, pero si llega a ser una aproximación durante esos cinco años, los Yanquis podrán dormir en los cierres de juego con las puertas abiertas, escuchando el ruido de sus balazos como música de Mozart.