•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El amanecer del 8 de diciembre del 2016 trajo consigo la brisa fresca de una buena noticia. En Chinandega, Kevin Gadea, que no había podido dormir la noche anterior a causa de la ansiedad, saltó de su cama en busca del celular para revisar su Twitter y tan pronto como vio que los Rays de Tampa Bay lo habían escogido por medio de la Regla 5, soltó un grito estremecedor, corrió hacia sus padres, los abrazó y se presentó como Grandes Ligas por primera vez. El muchacho de raíces estelianas se había convertido en el décimoquinto nicaragüense en formar parte de un equipo del mejor beisbol del mundo, el sueño de su infancia.

De gran accionar en el equipo categoría Clase A de los Marineros de Seattle y de muy buena labor con los Tigres de Aragua en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional durante este año, Gadea hizo lo necesario para atrapar la atención de Tampa Bay y provocar que este equipo decidiera darle la oportunidad de saltar al Big Show. Ahora, con la etiqueta de ligamayorista adherida a su nombre, Kevin disfruta de estar tocando el cielo.

¿Cómo recibiste la noticia de que los Rays de Tampa Bay te habían escogido en el sorteo de la Regla 5?

Me emocioné demasiado. Estaba pendiente del sorteo porque sabía que era un pelotero elegible.  Había estado ansioso las últimas dos semanas, porque creía que el 8 de diciembre podía ser una fecha importante para mi carrera. Ayer (miércoles) no podía dormir, estaba ansioso, anhelaba con todas mis fuerzas que un equipo me escogiera y me diera el chance.

Hoy (ayer) me levanté y lo primero que hice fue revisar Twitter, pues sigo  muchas páginas de beisbol y entonces fue que vi la noticia de que me habían tomado los Rays de Tampa Bay. Me sentí emocionado, me levanté gritando y lo primero que hice fue decirles a mis padres, todos estaban muy contentos. Esto es algo que no puedo explicar, es una oportunidad muy importante y difícil de creer en el momento. Estoy contento por lo que me está pasando.

¿Confiabas en que algún equipo te escogiera en el sorteo de la Regla 5?

Yo estaba consciente que en Venezuela, una liga de gran nivel, había hecho un buen trabajo. Con los Tigres de Aragua me esforcé al máximo con la intención que pusieran los ojos en mí. De hecho, un par de scouts hablaron conmigo. En mi cabeza siempre tuve la fe en que existía una posibilidad de que me escogieran. No muchos peloteros de Clase A suben a Grandes Ligas, pese a eso sabía que, aunque fuera mínima, existía una posibilidad.

¿Te has tomado el tiempo de ver el róster de Tampa y analizar tus posibilidades de quedarte todo el año con el equipo?

La verdad no he revisado nada. Conozco a un par de lanzadores por nombres, pero no pienso revisar róster, mi mentalidad ahora es trabajar duro para llegar más fuerte al Spring Training y demostrar que sí puedo hacer un buen trabajo en las mayores. No estoy preocupado, soy joven y tengo mucho por aprender. Eso sí, creo que tengo el material para quedarme en el equipo grande.

¿Qué significa para vos tener la posibilidad de jugar con Erasmo Ramírez?

No he hablado con él, pero estoy seguro que será una gran experiencia. Antes de que los de Tampa Bay me escogieran, me preocupaba un poco llegar a un equipo donde no conociera a nadie, pero gracias a Dios me tomaron los Rays, el equipo de Erasmo. Ahora me siento más confiado porque sé que él estará ahí, porque me imagino que él me ayudará en el proceso de adaptación.

¿Cuánta madurez conseguiste durante el tiempo que estuviste en Venezuela?

Muchísima, pues me enfrenté a muchos bateadores de gran experiencia. En Venezuela aprendí de las situaciones que uno puede afrontar en un juego y a lanzar en momentos difíciles.

Gadea y sus registros

Kevin Gadea fue formado como pelotero en la Academia de Beisbol Nicaragüense del exjugador de Grandes Ligas Denis Martínez. Tras lograr el pulimento necesario firmó con los Marineros de Seattle el 3 de julio del 2012, cuando tenía 17 años.

En este 2016 tuvo balance de cuatro victorias y una derrota con efectividad de 2.36 en las categorías inferiores de los Marineros, con quienes cerró en Clase A. Una vez finalizada la temporada en las ligas menores, Gadea se fue al beisbol venezolano, donde terminó con récord de 2-2 y efectividad de 2.10, manteniéndose por largo rato como el líder en ese departamento.

La Regla 5

Gadea es el segundo nica en llegar a la Gran Carpa por medio de la Regla 5, pues el primero en lograrlo fue Everth Cabrera, a quien los Padres de San Diego tomaron del equipo Clase A de la organización de los Rockies de Colorado en el 2008, luego que el nandaimeño impactara con su velocidad sobre las bases.

De acuerdo con la Regla 5, que fue creada con la intención de abrir espacio a más jóvenes peloteros, los jugadores que sean escogidos por esta vía deberán permanecer en el róster de 25 de su nuevo equipo durante la siguiente temporada, o de lo contrario, ser devuelto a su equipo anterior, que en el caso de Gadea son los Marineros de Seattle.

El sitio web de las mayores explica la Regla 5 de la siguiente forma: “Un equipo que selecciona a un jugador en el Draft de la Regla 5 paga US$ 50,000 al equipo del cual fue seleccionado. El equipo receptor debe mantener al jugador en la lista de 25 jugadores de la Liga Mayor durante la temporada siguiente y el jugador seleccionado debe permanecer activo (no en la lista de lesionados) por un mínimo de 90 días. Si el jugador no permanece en la lista de Grandes Ligas, se le ofrece de nuevo al equipo del cual fue seleccionado por US$ 25,000. Si su equipo original declina, el equipo receptor puede renunciar al jugador”.