•  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Respeto a todos mis jugadores, pero él, él está en otra dimensión, en una dimensión internacional”. Así habló Leonardo Jardim, entrenador del Mónaco, sobre su estrella, Radamel Falcao, contrariando su costumbre de no diferenciar el estatus de sus hombres, en un claro gesto de apoyo al “Tigre”.

Luego de dos temporadas casi perdidas en calidad de cedido en la Premier League, Falcao se dio cuenta a su vuelta al Principado en junio que tanto la dirección del club, como el cuerpo médico y técnico, harían todo lo posible para reintegrarlo y que recuperase su mejor versión.

El interés en que ello suceda es mutuo. Para el delantero colombiano, con contrato hasta 2018 a más de 14 millones de euros al año, puede ser su última oportunidad en la élite. Para el club, salvarle supone evitar una catástrofe.

“Le hablé a inicio de temporada”, explica Jardim. “Le dije ‘te ayudaré a recuperar tu mejor nivel’, porque creo en ello”. El técnico indicó que le encuentra “bien, luego de dos temporadas difíciles”.

La operación retorno de Falcao está en marcha. En el plano físico, el cuerpo médico siempre explicó de puertas adentro que había que dosificar al jugador con el fin de que vaya aumentando la potencia y que pueda dar lo mejor de sí mismo a partir de febrero. La rotura muscular sufrida a finales de agosto es una prueba de su fragilidad.

Pequeños detalles

“Hay que prestarle atención”, reconoce Jardim. Aunque el técnico portugués de origen venezolano estima que “físicamente va cada vez mejor, si no, no habría marcado tantos goles esta temporada”, y precisa: “con él tenemos que trabajar los pequeños detalles”.

Así justifica su ausencia el miércoles en el partido de Champions ante el Bayer Leverkusen: “Se quedó en Mónaco porque aunque había sido sustituido ante el Lorient y el Dijon, llegaba de un viaje muy largo y complicado (con la selección de Colombia)”.

Además acaba de ser implicado por las revelaciones de “Football Leaks” por un posible fraude fiscal en su paso por el Atlético de Madrid.

Su nombre aparece junto al de su agente, Jorge Mendes, y a los de otras muchas estrellas cuyos intereses gestiona el representante luso. Falcao se puso delante de los periodistas el sábado pasado y en un discurso bien hilado y eficaz, aseguró haber “colaborado siempre que las autoridades españolas se lo pidieron”.

Explicó haberlo hecho a través de sus abogados, ya que matizó que él solo se dedica a la parcela deportiva. “Me centro en lo que sé hacer: jugar al futbol”, concluyó.