•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mientras los Medias Rojas, agregando al zurdo Chris Sale, a una rotación encabezada por el “as” de pitcheo siniestro David Price, y el reciente ganador del Cy Young, el derecho Rick Porcello, más el aterrizaje de Mitch Moreland para jugar la primera base, y el desplazamiento de Hanley Ramírez al rol de Bateador Designado reemplazando a David Ortiz,  parecen estar armándose para combatir en la Guerra del Peloponeso y ganarla sin necesidad de prolongarse tanto tiempo, los Yanquis, con solo un abridor confiable, el derecho japonés Masahiro Tanaka, podrían no sacarle el máximo provecho a la resonante contratación del violento rematador cubano Aroldis Chapman.

EXCESIVAS INTRIGAS

¿Se convertirá Luis Severino en “algo real” como abridor en la próxima temporada? La respuesta a esa intriga está entre los jeroglíficos que descifró Champollion, quien lamentablemente no dejó fotocopia de sus habilidades. ¿Veremos a un CC. Sabatia restablecido lo suficiente para ser un soporte significativo? No descartable, pero poco probable… ¿Será capaz Michael Pineda de renacer después de 6-12 y 4.82 en carreras limpias, aunque con más de 200 ponches? Por favor, pueden rascar sus cabezas… ¿Qué puede pasar con Nathan Eovaldi quien descendió de 14-3 a 9-8 y estaba expuesto a arbitraje? No hay duda que con un solo brazo de verdad, el de Tanaka, los Yanquis se ven mancos.

El bullpen de Boston perdió a Koji Uehara, pero Craig Kimbrel un salvador de 31 juegos en 33 oportunidades, está para mucho más, como lo demuestran sus registros de 46, 47 y 50 rescates con los Bravos. Tazawa, Hembree, el veterano Ziegler y quienes no alcancen en la rotación entre Wright, Pomeranz, Eduardo Rodríguez y Buchholz, fortalecerán el pitcheo de apoyo. Para llegar hasta Betances y Chapman, los Yanquis necesitan un pitcheo abridor los suficientemente largo, algo que no se ve, ni siquiera con un telescopio como el que usaba Copérnico, fundador de la astronomía moderna.

UN LINE-UP DE BAJO VOLTAJE

Es difícil ver a los Yanquis como competidores con una alineación no muy ruidosa ni poderosa, con Greg Bird o Tyler Austin en primera, Starling Castro en segunda, Didi Gregorius en el campo corto, Chase Headley en tercera, Bret Gardner en el left, Jacoby Ellsbury en el center, Aaron Judge en el right, Gary Sánchez detrás del plato, y Matt Holliday como designado, y ese pitcheo abridor tan inseguro, con solo un ganador de 10 o más en la última temporada, sin grandes expectativas alrededor del monticulista Adam Warren, conseguido de los Cachorros en el cambio de Chapman antes del 31 de julio.

Atrapado Chris Sale por Boston, los Yanquis necesitan por lo menos un abridor de calibre como agregado de Tanaka, para disponer de posibilidades. Si no lo consiguen vía cambio aunque cueste mucho, y se presentan “mancos”, deben pensar en la temporada del 2018.