•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras la noticia que su primera pelea en Nicaragua, programada para el próximo 17 de diciembre fue cancelada, Randy Caballero, el peleador estadounidense de raíces nicas, sintió una profunda decepción, pues quería exhibir sus habilidades delante del pueblo que vio nacer a su padre, Marcos Caballero. Sin embargo, cuando más creía que el 2016 no tenía forma de ofrecerle una alegría que le permitiera soñar con un 2017 de grandes proyecciones, apareció la confirmación de su regreso a la escuadra de Golden Boy Promotions (GBP), la promotora de Óscar de la Hoya, con quien firmó un contrato multianual.

De acuerdo con Marcos, entrenador del joven boxeador apodado “El Matador”, el contrato vincula a Randy con la reconocida promotora por un total de cinco años, en los que el objetivo será consolidar al mayor de los hermanos Caballero como un púgil perteneciente a la élite del boxeo, lo cual se consigue solamente convirtiéndose en un campeón mundial sólido.  

“Ahora que Randy ha vuelto a la escuadra de Golden Boy Promotions, la idea es olvidar el pasado y empezar la construcción de un futuro reluciente”, dijo Marcos, reconociendo que tanto el 2015, año en el que su hijo perdió en la báscula el título mundial de las 118 libras de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), y el 2016, en el que su pupilo realizó tan solo una pelea han sido dos años difíciles.

En las 122

La carrera de Randy se reconstruirá en la categoría de las 122 libras, pese a que él y su padre están conscientes que es una división en la que llegar a la cima no será una misión del todo fácil.

“Sabemos que es una categoría difícil, pero Randy se siente cómodo en las 122 y se le ha visto muy bien en los round de guanteo con boxeadores más pesados que él”, aseguró Marcos, convencido de que su hijo volverá a ser campeón mundial.

Por ahora, el contrato firmado no establece fecha de la próxima pelea de Caballero, pero sí garantiza, siempre y cuando el fantasma de las lesiones huya del muchacho, que el 2017 será un año de mayor actividad para el estadounidense.

Preparado

Con dos meses de preparación pensando en el combate que sostendría en suelo pinolero contra el mexicano Aramis Solís, Randy se declara listo para reconstruir su carrera sobre una base sólida. Para ello continuará su preparación “como si una pelea de título mundial estuviera cerca”, aseguró su padre y entrenador.

De acuerdo con Marcos, no sería una mala idea que Rosendo Álvarez y Ruth Roa, dirigentes de la Promotora Búfalo Boxing, entraran en conversaciones con Golden Boy Promotions sobre la posibilidad que Randy pelee en Nicaragua.