•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Leicester City se vistió ayer con el traje de campeón y goleó sin mirar en el King Power Stadium a un pobre Manchester City (4-2) para salir de los puestos bajos de la clasificación y alejar todavía más a los de Pep Guardiola del liderato.

Llegaron los de Manchester a casa del vigente campeón después de caer en el Etihad ante el Chelsea (1-3) en la última jornada liguera y sin los sancionados Sergio Agüero, Fernandinho y Nicolás Otamendi, suspendidos con cuatro, tres y un partido, respectivamente.

Un triplete de Jamie Vardy, quien llevaba sin ver portería 16 partidos, y un tanto de Andy King, todo bajo el liderazgo del genial Riyad Mahrez, hundieron a un City que tuvo cerca del 80% de posesión, pero que careció de mordiente arriba.

Antes las numerosas ausencias, Guardiola formó con un inusual 3-2-4-1, con Sagna, Stones y Kolarov en defensa, y Zabaleta en el centro del campo.

Después de tres meses sin ver portería, Vardy se reencontró con el gol a los tres minutos de partido, tras recibir un magnífico pase de Slimani entre Kolarov y Stones y poner el esférico en el fondo de la portería por el palo largo de Claudio Bravo.

Sin tiempo para la reacción, los ‘Foxes’ subieron el segundo al marcador, obra de King: el centrocampista galés recibió un buen balón de Slimani y desde unos 25 metros soltó un impecable derechazo imposible para el arquero chileno.

A los 20 minutos los campeones dejaron el choque visto para sentencia, con el segundo tanto de Vardy. El propio Vardy fue el encargado de completar la goleada a falta de 12 minutos para la conclusión. Muy listo, el ‘9’ se aprovechó de un fallo garrafal de Stones en un pase a Bravo para definir muy bien -ayudó la tecnología de línea de gol- y subir el 4-0 al luminoso ante el júbilo de las gradas.